Y vivir no es solamente existir. Es también llevar a cabo todos los rituales que forman parte de nuestra existencia como seres humanos. No queremos abandonarlos. Es una forma de resistencia.

Son palabras de Antonio Banderas hablando de por qué se realiza la gala de los Goya, que él dirigirá. La pandemia nos ha dejado, además de un montón de duelos mal hechos, sin elaborar, duelos frustrantes, lacerantes y terribles, la sensación de que va a ser complicado recuperar el tejido cultural que había antes. Pérdidas millonarias. Desazón. Sobre todo en el sector musical.

No ha habido casi conciertos y, sobre todo, no ha habido festivales de música desde marzo. Y parece que este 2021 no va a cambiar la situación: todos los días hay alguna noticia: Cannes se pasa a julio, ya han avisado a los hosteleros (es temporada alta: en otras circunstancias habrían puesto el grito en el cielo); ARCO no será en febrero, también se aplaza (del 7 al 11 de julio); la Feria del Libro de Madrid puede ser en junio o en septiembre, aunque su director, Manuel Gil, ya decía: «A día de hoy, viendo la evolución de acontecimientos y la situación sociosanitaria, no hace falta ser un genio para pensar que tendrá lugar en septiembre. La realidad se nos impone».

Y también ha dicho: «Todo el sector espera que volvamos para ir recuperando».

El cine también lo espera. Los medios generalistas hablan de blockbusters o de que no hay estrenos de interés. David Garrido, ex director de la Filmoteca de Extremadura, escribía esta semana: «Como ocurre muchas veces, se confunde la ausencia de estrenos comerciales potentes en las salas con la ausencia de estrenos ‘de interés’».

Y ponía el dedo en la llaga: «Me parece una falta de respeto impresionante para las pocas distribuidoras que, corriendo unos riesgos tremendos y seguramente incurriendo en unas pérdidas inevitables, en este enero del 2021 tan duro han tenido la valentía de estrenar en los cines que aún están abiertos películas como Las Mil y Una -por cierto, y es Olga quien habla en este paréntesis, la vimos en el FanCineGay de Extremadura. Continúa Garrido a partir de aquí: Más Allá de las palabras, 23 Paseos, Fellini de los espíritus, Hope, El Profesor de Persa, Ojalá Te mueras o Noticias del gran mundo... que son todas películas de interés por las que yo pagaría una entrada para ver en cine si tuviera la posibilidad de hacerlo. Otra cosa muy distinta es que sea un cine minoritario que desde luego nunca va a atraer a las masas a la sala».

Y es que «hay muchas distribuidoras que se están batiendo el cobre y jugándose los pocos recursos que tienen precisamente para que esos cines que aún están abiertos sigan teniendo películas de interés para proyectar y, si se me apura, mantener esas salas abiertas hasta que llegue algún estreno comercial más potente y recuperemos a los espectadores».

Este mes debería haber sido también la gala de los Premios Goya. Mariano Barroso, el presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España ha desautorizado expresamente «cualquier fiesta relacionada con los Goya antes o después de la gala».

El portavoz de FECE (Federación de Entidades de Empresarios de Cine de España), Borja de Benito, ha declarado: «Al final se volverá a recuperar el ritmo en función de la pandemia, pero el cuándo, eso no lo sabe nadie. Ahora mismo estamos con la incertidumbre de qué va a pasar de aquí a 15 días y luego a un mes, pero mientras hay unas restricciones tremendas que hacen muy complicado seguir abiertos».

En Extremadura, la revista de cine Versión Original celebra su número 300 con la edición especial de un libro-revista dedicado a las óperas primas. «Versión Original 300 reúne textos de cineastas como Pedro Almodóvar, Fernando Colomo, Enrique Urbizu o Mariano Barroso, de escritores como Basilio Sánchez, Pilar Galán o Alonso Guerrero, de académicos y de los colaboradores habituales de la revista». Por sus páginas, las películas primeras de John Huston, Luchino Visconti, Federico Fellini, Claude Chabrol, Martin Scorsese o David Lynch, de Paul Thomas Anderson, Cristopher Nolan, Darren Aronofsky o Sofia Coppola.

Y no faltan los españoles: Garci, Fernando Trueba, Bollaín…

Precisamente, Pedro Almodóvar prepara su nuevo lanzamiento: Madres paralelas. Y ha escrito: «Con Madres paralelas vuelvo al universo femenino, a la maternidad, a la familia. Hablo de la importancia de los ancestros y de los descendientes. La presencia inevitable de la memoria. Hay muchas madres en mi filmografía, las que forman parte de este relato son muy distintas. Como narrador, en este momento me inspiran más las madres imperfectas. Penélope Cruz, Aitana Sánchez Gijón y la joven Milena Smit interpretarán a las tres madres de la película, acompañadas por Israel Elejalde en el principal personaje masculino. También cuento con la colaboración de mis adoradas Julieta Serrano y Rossy de Palma. Madres paralelas será un drama, intenso. O eso espero».

Ay, Pedro. Le adoro, créalo, pero no sé yo si estamos para más dramas.