José de Espronceda era extremeño (Almendralejo, 1808-Madrid, 1842), aunque solo de nacimiento, porque su madre se puso de parte en la capital de la ahora Tierra de Barros cuando su padre, militar, estaba acuartelado. Nació en el Palacio de Monsalud y fue bautizado en la iglesia de la Purificación. A Espronceda se le conoce mucho (quizá sea el poeta más popular de su generación), y se le conoce sobre todo por esa famosa ‘Canción del pirata’ que todos hemos recitado alguna vez siendo niños en el colegio, pero su consagración llegó con la publicación, entre 1840 y 1842, de ‘El estudiante de Salamanca’ y ‘El diablo mundo’, dos obras cumbres del Romanticismo español. Ahora, la primera ha sido reeditada por Alba Editorial bajo el título ‘El estudiante de Salamanca y otros grandes éxitos’.

Editado por Rebeca Martín, en la colección Alba Poesía, ‘El estudiante de Salamanca’ está considerado, reseña la editorial en una nota de prensa, como uno de los poemas largos más importantes escritos en lengua castellana: un poema narrativo sobre el atractivo del mal, protagonizado por un joven tan carismático como desaprensivo en el amor; un poema que a Byron no le hubiese importado firmar. Se trata de un poema-novela inspirado en el mito de Don Juan, influido por lord Byron y empapado de todo el imaginario romántico. Dividido en cuatro cantos, en el primero el poeta nos presenta al pendenciero protagonista. Félix de Montemar, cínico y atractivo a partes iguales. En el segundo conocemos a Elvira, muchacha a la que Montemar sedujo prometiéndole matrimonio y a la que después abandonó. Elvira no supera la pérdida y se suicida. En el tercero el lector ve a Montemar vendiendo objetos valiosos personales de Elvira y se nos presenta al hermano de la difunta, Diego, decidido a vengarla. El cuarto describe el duelo entre Montemar y Diego, y la muerte de este último.

'El estudiante de Salamanca' está considerado como uno de los poemas largos más importantes escrito en lengua castellana

El libro, en sus 244 páginas, incluye además el resto de sus ‘grandes éxitos’: las briosas canciones, el poderoso himno al sol y los poemas sobre los matices del amor y la pasión. Piezas en las que desfilan piratas, mendigos, brujas, presidiarios... Antihéroes y marginados «sobre los que la poesía española rara vez había puesto la mirada, elevados ahora a poesía con un estilo poderosísimo, moderno y pegadizo», destaca Alba Editorial.

Poeta elogiado

Espronceda, un clásico indiscutible de la poesía española, y coetáneo de la también almendralejense y poeta romántica Carolina Coronado, fue un liberal convencido, ideas políticas que le llevaron al exilio a Lisboa, Londres y París, un revolucionario que con 15 años fundó la sociedad secreta Los Numantinos, un enamorado de Teresa Mancha con la que tuvo una hija (estaba casada), pero sobre todo fue un poeta, que pese a morir con 34 años, ha sido merecedor de elogios como los de otro poeta, Jaime Gil de Biedma, quien de él dijo: «Espronceda es en nuestra lengua el primer poeta moderno» y lo es, según este poeta del siglo XX, «por dejar atrás modos y maneras de otro tiempo (cisnes y parnasos), y porque con un estilo veloz y penetrante empezó a hablar al hombre y a la mujer contemporáneos en su lenguaje y sobre sus preocupaciones». 

Además, sobre el autor de ‘Sancho Saldaña escribió el Nobel Vicente Alexander: «Espronceda es un poeta declamador, fatal y verdadero». Ahora el romántico por excelencia vuelve a las librerías con una edición renovada.