Kiosco

El Periódico Extremadura

LA CRÓNICA DE LA REINAUGURACIÓN

El Rincón Pío Sound: ave fénix

La sala de conciertos de Don Benito reabre a lo grande con un recital de conciertos como agradecimiento a la oleada de apoyo tras el incendio que sufrió hace dos años

Ulises Lima durante su concierto en la puerta de Rincón Pío, este sábado. EL PERIÓDICO

Dicen que en el Rincón Pío Sound habita un pedazo del alma de todos los que lo han pisado alguna vez. Irremediablemente, con pretensión o sin ella, se queda dentro cuando uno cruza esa entrada desconcertante y flanqueada por una hilera aún más desconcertante de naves industriales en el polígono San Isidro de Don Benito.

Ahí se camufla un templo al que peregrina la música con una sensación inalterable de sorpresa y cierto prodigio. Su bus, sus paredes atestadas de recuerdos, sus vinilos, el equilibrio entre garabatos y autógrafos y el técnico, que también forma parte del todo.

Toda esa memoria colectiva tejida ahí dentro durante décadas quedó paralizada tras el incendio que sufrió la sala en enero de hace dos años y que calcinó parte del edificio. Lo realmente sorprendente fue que de forma inmediata se despertó una oleada de solidaridad que consiguió recabar 30.000 euros para su reconstrucción en tan solo un mes. Así, pandemia mediante, un año después y sin olvidar lo ocurrido, en la fachada continúan las marcas de las llamas, ha resurgido de aquellas cenizas, cual ave fénix.

Momento del concierto de El Relevo Alemán. EL PERIÓDICO

Esa reapertura, reinauguración, revuelta, se materializó este sábado con un recital de conciertos que Yiye Álvarez, alma máter de la sala, ofreció como gesto de agradecimiento a los que han puesto su grano de arena para restaurar el inmueble y de alguna manera, también la memoria colectiva. Estrenó nueva etapa con un cartel ecléctico y espontáneo. Tanto como los que de forma simbólica acudieron a recibir el regalo y a compartir el reestreno.

La celebración arrancó desde el mediodía. La joya, el nuevo proyecto de Ricky Lavado, el batería de Standstill, Egon Soda y Nudozurdo abrió la primera tanda de conciertos. A partir de ahí, una retahíla de ruidismo, metal, sintetizadores, progresión, baterías poderosas, tanteos de jazz y dadaísmo musical. Sumaron el desparpajo de los Radiadores viejos y el regusto vintage de El relevo alemán, con título inmejorablemente elegido, ya que sustituyó a Cuzin, fuera a última hora por covid.

Las Bones of Minerva, en la sala de Don Benito. EL PERIÓDICO

Más bajas tuvo el cartel con Cró! y Les conches velasques, también por las mismas razones. La revelación de la jornada la ostentan las Bones of minerva, el único grupo formado íntegramente por mujeres que la quincena que se programó. La presencia de las cuerdas y la batería y el death growl de la vocalista encaminó la tarde.

La contundencia frenética de KLS, la psicodelia surrealista de Duas semicolcheias invertidas y un desenfreno que arrancó ya en la calle Ulises Lima y cerraron a la altura Viva Belgrado y pasada la madrugada Cuello, con pogo de despedida incluido. De todos, bandas y aforo, habituales y recién llegados, queda ya un pedazo de alma en los rincones del rincón, que vuelve a mirar al futuro.

Compartir el artículo

stats