Kiosco

El Periódico Extremadura

Concedido el Primer Premio Orgullo Flamenco

Orgullosos, también, de ser flamencos

El bailaor Antonio Canales recogerá el 28 de junio, en Madrid, el galardón, que recibe como un «honor»

Antonio Canales posa con su medalla de oro al Mérito de las Bellas Artes 2022. Eduardo Sanz

Hay muchos motivos para ser y sentirse orgullosos el 28 de junio, pero si le sumamos, además, el hecho de ser flamenco es para enmarcar y aplaudir a compás. En este caso, a Chiki Porrina, creador y organizador de los Premios Orgullo Flamenco que surgen como, asegura, como «agradecimiento a los colectivos LGTBI por la aportación que han hecho al flamenco y a la vida misma».

Y así, este año, asistimos, con mucha honra, a la primera edición de los Premios Orgullo Flamenco que nacen como apoyo a la cultura, la diversidad y la justicia con un galardonado de lujo, el bailaor y coreógrafo Antonio Canales, que recibirá el premio de manos de Veso Golden, Miss TransWorld SPAIN 2022. «Antonio Canales lleva muchos años llevando por bandera el flamenco por el mundo y en esta primera edición tenía que ser sí o sí porque lleva mucho tiempo siendo un estandarte, de hecho, el año que viene nos gustaría hacer estos premios itinerantes con un jurado popular que hagan suyo este galardón», afirma Chiki Porrina. «Valoramos la aportación del colectivo LGTBI al flamenco al que le unen muchísimas cosas a lo largo de la historia y el tiempo, ya que este arte no entiende ni de sexo, ni de colores, ni de raza. Es diverso y en la diversidad está la ganancia».

La gala de entrega, presentada por Joaquín Hurtado y Sara Salazar, se celebrará en Madrid el 28 de Junio, Día Internacional del Orgullo LGTBI, en el teatro Gran Vía y con un cartel de lujo: Kiki Morente, Lin Cortés, Fernando Soto, Alazán, La Negri y Grupo Orgullo Flamenco, Naike Ponce, Paquete, Esther Weekes y, por supuesto, el premiado Canales, quien destaca: «Siempre es un honor recibir un galardón y más cuando uno lo recibe de personas que vienen de una parte cultural, de una forma de sentir y de ser, a la que me uno completamente, y que, además, está siempre mucho más desprotegida con lo cual este premio es una doble felicidad».

"Hay que respetar todas las opciones. No todo el mundo tiene que salir del armario y todo el mundo es libre de hacer lo que quiera

decoration

Respetar a todos 

«Hoy en día todo ha avanzado mucho más, pero desde luego hay que respetar todas las opciones: al que está casado, al que tiene una doble vida, ¡y son muy felices!, porque no todo el mundo tiene que salir del armario. Todo el mundo es libre de hacer lo que quiera», señala Canales, que sigue apostando por esa libertad elegida en la que el propio individuo decide qué o quién quiere ser: «Todo es lícito en esta vida mientras no sea por miedo, por temor o coacciones. Si uno está indeciso… salir del armario no es salir gritando «ahora soy qué», nadie tiene que gritar nada al mundo. Uno tiene que ser feliz con uno mismo».

Antonio Canales, que ahora se encuentra inmerso en varios proyectos como el espectáculo ‘La guitarra canta’ o ‘Sevilla a compás’ (dedicado a Machado), sin dejar de «dar cara» en los medios de comunicación por el flamenco sigue, defendiendo lo que para él no es solo un arte, sino «una forma de vida y una forma de ser. Nadie en este arte aprende por boca ajena. He tenido que equivocarme, he tenido que lograr, aprender y desesperar, porque el flamenco lo voy aprendiendo día a día como forma de vida y como arte también». subraya.

El secreto de una obra

Bailaor y un excelente coreógrafo, le preguntamos por el secreto de una buena obra…, «El secreto es el no crear bajo el síndrome, ni del dolor, ni de la euforia porque en el fondo sobreactúas. El buen coreógrafo pienso que debe de crear en un momento en el que esté equilibrado, en el que tenga los chakras alineados, en línea. y esa es la forma para crear objetivamente», explica.

"El secreto de una buena obra es no crear bajo el síndrome del dolor ni de la euforia, porque en el fondo sobreactúas

decoration

Solo por respuestas así merecía otro premio, mientras surge o no, este año, el Día del Orgullo celebraremos también no solo la diversidad sino la inteligencia que, como vemos, viene implícita. «Creo que deberíamos normalizarlo y no tener que sentirse ‘orgullosos’ de que me gusten los chicos o chicas y todo este tipo de cosas. Llegará el día en el que no habrá que defenderlo. Yo no me siento orgulloso de ser bisexual, me siento feliz».

Larga vida a estos premios. 

Compartir el artículo

stats