Kiosco

El Periódico Extremadura

la crónica de la primera edición en olivenza

Contempopránea: el triunfo de la juventud

El festival cumple con las expectativas de público, 5.000 asistentes, y rejuvenece en el cartel y en la media de edad de los asistentes. Sobre el escenario, compromiso social, reivindicación feminista y un guiño a las jugadoras del Badajoz femenino de fútbol

Paola Rivero, de las Cariño, en su concierto en Contempopránea. GEMA GUERRA

El pop es como la materia. No desaparece, solo se transforma. Ese simbolismo de la regeneración ha acompañado al regreso a todas luces triunfante de Contempopránea. Su reaparición tras dos años de silencio no solo provocados por la pandemia ha roto con el pasado en todos los sentidos. Por primera vez, se ha desligado de su cuna, Alburquerque. Ya hizo con un amago hace años con Badajoz, cuando salió de casa como quien sale de adolescente llamado por la curiosidad, pero en esta ocasión ha querido independizarse por completo y en parte no por decisión propia. Lo cierto es que en su inauguración, Olivenza ha recibido al festival con los brazos abiertos.

Dan prueba de ello los más de 5.000 asistentes, según las estimaciones de la organización, y los negocios y los hoteles de los alrededores, que en este fin de semana de julio, inhóspito para una región a 40 grados, han servido de albergue para artistas y los reconocibles poperos con camisetas de las bandas de cabecera y las pulseras colgantes al brazo. El baluarte de San Blas se ha convertido durante dos días en su meca musical.

Diego, cantante de Carolina Durante.

Sin duda, la localidad de la raya ha demostrado ser un pueblo cómodo, nutrido de oferta y de necesidades cubiertas. Zona de escenario amplia, acampada, aparcamientos y conectado a Badajoz, ciudad dormitorio del festival. El baluarte cumplió su cometido, dar imagen de festival profesionalizado, quizá más cercano a la fórmula pero con todas las expectativas cubiertas. Entre las novedades, el doble escenario y la pulsera ‘cashless’. El primero cambio fue aplaudido por reducir los tiempos de espera entre concierto y concierto.

Tampoco acompañó el clima, que no dio tregua ni desde primera hora ni hasta la última, con temperaturas que no bajaron de los treinta grados. Más de un golpe de calor tuvieron que atender los responsables de Cruz Roja. 

Condiciones climáticas al margen, una cuestión incontrolable pero sí predecible, la cita esperada con ansia recogió el testigo sobre el escenario. Abrieron ambos días nombres extremeños, Supertennis y Chloé Bird. La primera jornada del viernes, Cariño, una de las bandas con germen en el festival recibieron a los madrugadores con sus letras y sus canciones de amor y desengaño. Más público que de costumbre a esas horas en la ladera coreó sus temas. Siempre refrescantes y siempre divertidas, con la confianza sobre el escenario que otorga haber recorrido prácticamente todos los festivales de la escena.

Carolina Durante ofreció contundencia y precisión y las masas acompañaron a Viva Suecia, con toda probabilidad el concierto más multitudinario de la jornada junto al de Alizz, gurú de los ritmos urbanos y escudero del C. Tangana primigenio. El juego de neones, la gracia y el virtuosismo de La Casa Azul, uno de los habituales ya del festival, llevó al punto álgido al viernes. Se encargaron de cerrar los virales La La Love you con su fin del mundo y los flamencos y remixes de Innmir.

Aiko el grupo. Gema Guerra

El sábado arrancó más tarde y con sello Elefant Records. Primero, Lisasinson, con sus letras ácidas y bailables, equilibrio entre punk y pop, y más tarde, Aiko el grupo, con la presencia indiscutible en el escenario de Teresa Iñesta, el activismo, feminismo y ritmos de guitarra. Cambió de tono la tarde con la M.O.D.A. Como ya hiciera la jornada anterior La casa Azul, Lori Meyers, asiduos de Contempopránea, fueron recibidos como quien recibe a un amigo que conoce tras mucho tiempo. Coreados los temas nuevos y los antiguos, protagonizó uno de los momentos del festival cuando en un momento del concierto Noni se puso la camiseta del Badajoz femenino para mostrar su solidaridad con las jugadoras. El equipo, a pesar de haber subido a segunda división, no ha sido inscrito este año después de que la directiva alegara cuestiones económicas.

Miss Cafeina atrajo al nuevo público y no se puede definir con otra palabra el concierto de Ladilla Rusa que no sea explosión. Irreverencia, desparpajo y Leonardo Dantés como invitado. Más de una hora de activismo y electroclash que se coló este año en el cartel para sorpresa de muchos. Agradecieron la llamada con el directo más singular de todo el festival. Ya de paso, se fotografiaron en su camino de vuelta con un cartel de Calzadilla de los Barros. Pusieron broche a la jornada los locales Super sexy soundsystem.

VÍDEO | La reivindicación del cantante de Lori Meyers al ponerse una camiseta del CD Badajoz femenino

VÍDEO | La reivindicación del cantante de Lori Meyers al ponerse una camiseta del CD Badajoz femenino gema guerra

¿Una doble edición en 2023?

La mayor incógnita que deja esta edición por ahora es qué ocurrirá el próximo año. Aunque cuenta con las garantías que le ha concedido la numerosa respuesta del público en esta nueva etapa en Olivenza, deja como interrogante el formato que adoptará en 2023.

Los nostálgicos del formato primigenio piden el regreso al Alburquerque, una opción que parece descartada hasta que se solvente la situación de la deuda que acumula el ayuntamiento con el festival y que provocó que se marchara. Los nuevos espectadores y los que han cerrado la etapa de Alburquerque aplauden el año de Olivenza y que el festival haya crecido en formato y en entidad de gran festival.

Hay incluso círculos que defienden el equilibrio y apuestan por un doble formato, en Alburquerque para grupos emergentes y en Olivenza, con un cartel más generalista. De momento, nadie se pronuncia sobre el futuro, aunque lo cierto es que todo apunta a que habrá fecha.

Se da la circunstancia de que el festival ya cuenta con el precedente de haber celebrado una doble edición en Alburquerque y en Badajoz. Solo duró tres años aunque abrió entonces una brecha entre los que defendían la exclusividad de Alburquerque. 

Compartir el artículo

stats