Un siglo de oro para grandes y chicos

Rafael Álvarez ‘El Brujo’ siempre es una garantía para los programadores. Con su inseparable Javier Alejano a la música, él ocupa el escenario, cualquier escenario, y hace su espectáculo, cuya temática da igual porque la gente va a verle a él, haga lo que haga, y se los gana cada vez. Por eso siempre regresa

Este viernes y mañana sábado, El Brujo hace doblete en la plaza de San Jorge de Cáceres.

Este viernes y mañana sábado, El Brujo hace doblete en la plaza de San Jorge de Cáceres. / EL PERIÓDICO

El Siglo de Oro nos ha dado tantas obras que hasta Samarkanda Teatro estrena Lope. Lo hará en el ciclo Clásicos en Santa Clara, de Montijo, una de esas geniales ideas de Juanma Holguera (qué bien programa Juanma Holguera). Estrena Lope, con Arturo Santos y Memé Tabares, pero antes podemos verla en La Nave del Duende, del Casar de Cáceres, mañana mismo, a las nueve de la noche.

Lope, para mí, sin pretender hacer aquí un relato pormenorizado de los hechos, era un adelantado. A Cristobalina Fernández de Alarcón, Quevedo y Góngora la despreciaban («hembrilatinas», llamaba Quevedo a las mujeres letradas: hay genios que no son tan modernos). Pero miren: sí lo estaba Lope, que la denominó ‘la sibila de Antequera’.

Lope, cuya hija fue a un convento para no sucumbir ante un matrimonio arreglado e infeliz, para que pudiera seguir escribiendo. Lope, a quien le daba tiempo a escribir mucho y a ligar casi más. «En su larga lista de amantes destaca la actriz Micaela de Luján, entre otras menores como María de Aragón, Antonia Trillo y Jerónima de Burgos. Su última amante fue Marta de Nevares, a la que cuidó y vio morir tras una larga enfermedad», escribió Inmaculada Cobo, que añade: «Además, su escandalosa vida contenía un elemento que la hacía aún más extraordinaria: Lope se ordenó sacerdote en 1614, a los 52 años, tras la muerte de Juana Guardo, su segunda esposa. El 29 de mayo de ese año ofició su primera misa, en la Iglesia de San Hermenegildo en Madrid». Y se encamó con Marta de Nevares, además de con muchas otras. Ah, el Siglo de Oro era menos puritano y yo asisto a los amores de Lope pensando: «A sus pies, caballero».

Rendidita perdida.

Lope. Samarkanda. IA. Inteligencia Artificial. ¿Escribirá la inteligencia artificial obras de teatro? Yo confieso que un día la utilicé: ¿Cómo quedaría el artículo de El Periódico Extremadura con IA? Ya se lo digo: malamente. En el mío puede haber erratas, alguna repetición de palabras cacofónica, mediocridad incluso. Alguno puede ser malo. No importa. Son verdad. Los he escrito yo, con mi conocimiento, mis horizontes de expectativas, mis referencias culturales, mis lecturas, mi visión. Mucho dato, poco feeling: así era el artículo. Mucho lenguaje de posicionamiento SEO, que es lo peor que nos ha podido pasar (¿no se han dado cuenta de que todos los textos están escritos de la misma manera? ‘Las diez claves para ser feliz este verano’, ‘Los cinco descubrimientos más sorprendentes de la historia’, ‘Las quince tonterías que puede escribir un periodista para que le lean’. Lo que antes era «participar del debate público» ahora es el muy individualizado «tener visibilidad».

No nos pueden ver a todos. No podemos estar todos en el primer puesto. No pueden llenar todos todas las funciones. Ojalá.

Hay quien lo hace: esta noche y mañana, a las diez y media, en la Plaza de San Jorge, El Brujo hace doblete. También le veremos en Mérida. Al Festival de Teatro Clásico de Cáceres llega con ‘Mi vida en el arte’: «El verso -escribe Rafael Álvarez- es siempre una asignatura pendiente para cualquier actor que ame realmente el teatro. Dijo Nuria Espert, en cierta ocasión, que no entendía que una actriz, o un actor, no sintiera de vez en cuando la nostalgia apremiante de hacer teatro. Yo asumo esta afirmación y añadiría además: ‘teatro en verso’. Los textos clásicos revisten el arte escénico de su antigua dignidad y de su magia irrepetible (...)».

«Vivimos en una civilización predominantemente visual y la conformación del mundo se organiza a través del sentido de la vista en combinación con los rayos de la imagen -prosigue Rafael Álvarez-. Pero ese mecanismo sensorial fascinante no puede proveerte del recogimiento y la interiorización que proporciona el ritmo, la rima y la conexión misteriosa del verso con el elemento sutil del espacio y del aire. El verso rompe el tiempo y se pone al lado del espíritu de fiesta que es siempre el teatro del siglo de oro español. No hay forma de imaginar a los grandes autores del siglo de oro si no es en verso».

Qué bien nos cuenta El Brujo sus propuestas. Pero hay más. El domingo, a las doce, en el Foro de los Balbos de Cáceres podremos ver ‘Verserías’: «es un paseo poético creado para que el público más pequeño tenga su hueco en las programaciones teatrales. La música y las canciones, el movimiento, los olores, los sabores y las texturas, acompañan a la palabra en este juego escénico lleno de ternura». Javier Herrera, también conocido como ‘vistequienteviste’, es quien ha ideado la propuesta, con todo el mimo y el cuidado para que el teatro sea, más que nunca, algo de todos.

La Perla

Decía Georgia O’Keeffe que se requiere valor para crear un mundo propio. En este caso, cinco artistas, Amanda Sinsanto, Celia Conejero, Clara Trash, María Polán y Marta Barroso, lo tienen también para ilustrarlo. Porque no resulta fácil ser mujer y artista, y tampoco serlo en Extremadura. Eso escribe la comisaria Beatriz Pereira para hablar de la muestra que ya pueden ver en la Sala Europa de Badajoz. Se titula ‘Un mundo propio’, casi como el cuarto propio de Woolf, y reúne a varias de nuestras más brillantes ilustradoras para hablar de mujer, literatura, cultura y naturaleza.