Femenino Cáceres: Alejandra de la Fuente (5), Rosó Buch (14), Kourtney Brown (13), Carla do Nascimento (10), Verónica Sánchez (2) --cinco inicial-- Jara Salgado (8), Elena Yankova (0), Mireia Monleón (0).

Coelbi Bembibre: Irene Salgado (5), Lanedra Brown (17), Beatriz Sánchez (2), Cristina López (9), Verónica Alonso (4) --cinco inicial--Esther Montenegro (12), Marta Tudanca (10).

Marcador por cuartos: 19-18, 29-30, 44-45 y 52-64.

Arbitros: Bey Silva y García León.

Incidencias: Final por el ascenso en la fase disputada en el pabellón Andrés Estrada de Huelva. 300 espectadores en la grada, entre ellos el concejal de Deportes de Cáceres, Pedro Muriel, y el presidente de la Federación Extremeña de Baloncesto, Jesús Luis Blanco.

Al Femenino Cáceres se le escapó el ascenso a la máxima categoría del baloncesto nacional por tan solo diez minutos. El Coelbi Bembibre se impuso en el partido decisivo de la fase que se ha disputado en Huelva (52-64) porque en el último cuarto estuvo mucho más entero, física y mentalmente.

El conjunto de Jacinto Carbajal había entrado en el momento decisivo con muchas opciones --perdía por 44-45--, pero a partir de entonces se vino abajo, sin apenas atinar con la canasta rival, mientras que su oponente se aprovechaba de ello haciendo sangre . Acaba así de forma amarga la mejor temporada del a historia del club. Tras ser campeón de la liga regular del grupo A de la LF-2, era ya un éxito estar en la fase de ascenso.

El encuentro comenzó soberanamente bien para las aspiraciones de las cacereñas, que en un abrir y cerrar de ojos se pusieron con un 8-2 a favor que obligó a Chiqui Barros a solicitar su primer tiempo muerto cuando apenas habían transcurrido dos minutos y medio.

En principio las gallegas reaccionaron bien e igualaron (8-8), pero, a base de rapidez, Cáceres volvió a tomar las riendas de la mano de Rosó Buch y Carla do Nascimento (15-10, min. 5).

El Bembibre no se rendía, desde luego, y dejaba claro que iba a ser un partido muy largo. La producción ofensiva de Cáceres se frenó entonces, lo que propició que el marcador volviese a apretarse (19-18, final de primer cuarto). Los puntos de Kourtney Brown se echaban de menos.

Los dos equipos salieron notablemente fríos --o demasiado nerviosos-- en el segundo cuarto y tardaron dos minutos y medio en anotar un solo punto. Las de Carbajal desperdiciaron su mejor momento (28-21), abriendo un periodo de intercambio de canastas hasta el 29-30 con el que se llegó al descanso.

Al Femenino Cáceres se le veía que le faltaba el oxígeno. Se mantuvo en el partido a tirones durante el tercer cuarto, coincidiendo con la reaparición de Brown, pero los numerosos errores en el tiro libre fueron un lastre.

Con el choque abierto a falta de diez minutos, la luz se le apagó definitivamente a las extremeñas cuando vieron que el Bembibre, mucho más entero, se despegaba. Sus intentos de acercarse mediante triples fueron en vano, mientras que las castellanas tuvieron incluso fuerzas para sentenciar al contragolpe.