Han pasado 51 días después de que el Levitec Huesca ganase en el Multiusos (68-75) y dejase al Cáceres Patrimonio de la Humanidad en zona de descenso. Pues bien, ayer se acabó la racha y, aunque todavía no se ha conseguido nada, al menos hay un motivo más para el optimismo en el equipo extremeño de la LEB Oro, que se ha colocado cuarto por la cola.

Su victoria del viernes por la noche en Palencia (70-76) se vio complementada a mediodía del domingo por la del Carramimbre Valladolid en la pista del Barcelona B (65-69). La consecuencia es que los cacereños empatan a nueve triunfos con el filial azulgrana, con el que tienen a favor el ‘average’ particular al haberles ganado los dos encuentros.

El panorama se le ha mejorado ostensiblemente al equipo de Roberto Blanco de cara a los cuatro últimos partidos de la liga regular después de encadenar dos victorias consecutivas a domicilio. Vuelve a depender de sí mismo para mantener la categoría, si bien no deberá aflojar en lo que está por llegar. Lo primero es el viernes que viene (21.00 horas) en el Multiusos ante el Ourense. Después esperan otros dos rivales que se están posicionado en el ‘playoff’, Melilla (fuera) y Granada (casa), para terminar la competición en la cancha de un rival directo como el Canoe, que ahora está a una sola victoria del propio Cáceres.

Prat-Granada, Araberri-Palencia, Palma-Canoe y Betis-Barcelona B serán los otros duelos ‘calientes’ del fin de semana.