Ya están en marcha todos los equipos extremeños de Tercera División. El último en hacerlo fue ayer la Unión Polideportiva Plasencia, que además anunció tres nuevos fichajes: Walter Damián, delantero de 22 años procedente del Guadalajara; César Llera, portero que la pasada campaña jugó en el filial del Extremadura; y Kiko Miranda, lateral derecho que llega desde el Ideal portugués. Con ellos son ya cinco los jugadores confirmados tras Nuno Damas y Adrián Chaves.

El resto de fichajes no deben tardar, ya que según anunció la junta gestora en una comparecencia el miercoles, tres cuartas partes de la plantilla están cerradas. El problema es que hay que liquidar la deuda con AFE para poder tramitar las fichas.

De momento, el equipo empezó a trabajar ayer a las órdenes del nuevo técnico, el madrileño Daniel Simón.

EL ANTIGUO CUERPO TÉCNICO / El cuerpo técnico de la UPP de la pasada temporada, Luismi, Rubén Borrallo y Daniel López, emitió ayer un comunicado para mostrar su decepción «personal (que no deportiva)» con la forma de actuar de la junta gestora, ya que, aseguran, nadie se ha puesto en contacto con ellos, «ni con un simple mensaje», para notificarles que no se contaba con ellos para la temporada 2019-2020 tras haber tenido que lidiar con uno de los años más difíciles en la historia del club y estar peleando por meterse en playoff hasta la última jornada.

La sorpresa es mayor, dicen, porque públicamente habían dicho que Luismi era la primera opción para el banquillo. Sin embargo, añaden, a la vez que decían esto el nuevo cuerpo técnico ya estaba negociando con los jugadores. «Queremos quedar claro que el club puede hacer y deshacer como crea oportuno [...], pero nos van a permitir que nos sintamos decepcionados como personas, personas que se dejaron la piel por este club».

En el comunicado, donde agradecen el esfuerzo de los jugadores y el apoyo de los aficionados, dan las gracias a la junta gestora «por confiar en nosotros la pasada temporada».