En el Olivenza es una semana... diferente. No porque el pasado domingo sumara su undécima victoria de la temporada, que le aleja casi de forma definitiva del descenso. Tampoco porque el equipo siga casi imparable desde que Antonio Rueda llegara al banquillo a finales del mes de noviembre (ocho triunfos, un empate y una derrota en diez partidos). Ni tan siquiera porque este domingo le visite el Cacereño (11.00 horas). Es una semana diferente porque este fin de semana se celebra el Carnaval de Badajoz.

Son cosas del fútbol modesto, del fútbol de barro, aunque ahora se juegue sobre césped. Lo que sucede es que Antonio Rueda no sabe si el domingo podrá contar con todos sus jugadores disponibles (lesionados aparte) para enfrentarse al Cacereño. Las obligaciones laborales de muchos de ellos («trabajan en pub de Badajoz») hacen que sean duda y el técnico baraje la posibilidad de tener que alinear de inicio a «dos o incluso tres juveniles» ante el CPC.

«Intentamos cambiar el partido al viernes o sábado, pero no ha sido posible»», explica Rueda, que entiende perfectamente las obligaciones de unos jugadores que solo en algunos casos se pueden catalogar de semiprofesionales. «Va a ser difícil hacer un once con gente del primer equipo», añade, aunque hasta mañana, explica, no sabrá al cien por cien con quién puede contar y con quién no. Fija es la baja de Bodión por sanción.

Sea como sea, tiene claro que irán a por todas en un partido donde, dice, «hay mucho que ganar y poco que perder y eso puede ser un punto a nuestro favor». Un mes atrás, en un escenario algo diferente, ya fue capaz de sorprender al Villanovense (2-0). Ahora llega un Cacereño herido por perder precisamente contra el equipo serón y Rueda sabe que eso les perjudica: «Van a venir a morder, preferiría que hubiesen ganado para que estuvieran más tranquilos».

Con 37 puntos y 17 sobre el descenso, no cree que ya puedan celebrar la consecución del objetivo de la permanencia. «Creo que aún nos harían falta cinco o seis puntos más, por lo que a veces sucede en los finales y porque hay que estar también pendientes de los que hagan Mérida y Don Benito».

En el Cacereño, mientras, Cobos tiene a todos sus jugadores disponibles, incluido Borja García, que ya entrena con normalidad y que el domingo podría volver a una convocatoria casi tres meses después.