Nuevo giro en los problemas institucionales del Extremadura. El Consejo Superior de Deportes ha abierto un procedimiento sancionador contra la familia Oliver, que esta semana se había hecho con la presidencia del conjunto azulgrana (Luis Oliver) en detrimento de Manuel Franganillo. El CSD ha suspendido los derechos políticos de sus acciones adquiridas por Heroes Extremeños a través de la mercantil Viriato Sport, así como la designación de sus administradores en la entidad de Almendralejo hasta que se dicte resolución sobre este expediente. En el documento del CSD se explica que Luis Oliver Albesa había adquirido, a través de un testaferro, acciones del Córdoba, donde además ejercía de director deportivo, misma función que desempeñaba en el Extremadura, algo que no está permitido por ley, ya que puede adulterar el desarrollo de las competiciones en las que participan. La familia Oliver dispone ahora de 15 días para formular alegaciones contra el auto del Consejo Superior de Deportes.