El fin de semana se ha desarrollado prácticamente igual que antes del confinamiento, exceptuando por supuesto las salidas y actos sociales… Hemos evolucionado en los entrenamientos y ejercicios de casa, incluso Celia se ha apuntado a hacer sentadillas y saltos. A este paso voy a tener que montar un canal de YouTube porque me han nominado a todos los retos que hay por las redes sociales...y claro, no puedo decir que no.

Domino a la perfección los “toques”, malabares y canastas con los rollos de papel higiénico… además de haber buscado y rebuscado fotos haciendo mates. Por supuesto me vi en la obligación de hacer un pequeño montaje ya que no encontré ninguna, no porque no los haga sino porque los fotógrafos no se lo esperan y no me pillan volando…jajaja. A ver si algún pívot (con todos mis respetos) saca un reto de publicar una foto de algún triple que de eso seguro que encuentro más de una...

Por fin llegó el fin de semana y pudimos disfrutar (aunque fuera en casa) estando juntos mi mujer, Celia y yo. Durante la semana es como si pasáramos el confinamiento Celia y yo solos y Cristina estuviera de cuarentena con medidas de prevención y aislamiento porque la pobre se pasa prácticamente todo el día encerrada en su cuarto trabajando.

Lo hemos intentado exprimir al máximo y sobretodo que ella pudiera compartir más tiempo con la ‘pequeña-terremoto’, que también lo necesitaba, por supuesto.

Para no perder la costumbre dijimos de ver una película el domingo por la tarde. Emocionado, me dispuse a buscar la lista que tengo con películas por ver. Allí estaba yo frente a la televisión con el mando en una mano y el móvil en la otra. Pusimos Netflix, abro las notas del móvil y… ¡no había manera de encontrar esa lista! No pasa nada, pensé, seguro que elegimos alguna buena para echar la tarde. Estuvimos una hora y media para arriba y para abajo con la cartelera tratando de elegir la película… vaya que si echamos la tarde, ¡casi nos da la hora del baño entre película y película!

Finalmente nos decidimos por la serie ‘Vivir sin permiso’, escuché a Mikel Motos que hablaba de ella en una entrevista el otro día y nos lanzamos. De momento no pinta mal.

Metidos de pleno en la nueva rutina y tras haber tenido nuestro momento peli… baño, cena y a dormir, recordad que mañana toca físico por la mañana con los ejercicios de Mario además de todas las tareas añadidas a mi nueva condición de jugador en casa y columnista.

Así se acabó el segundo fin de semana del confinamiento, echando por supuesto de menos las quedadas presenciales con los amigos pero supliéndolas con éxito gracias a las video llamadas grupales que son las nuevas “quedadas del confinamiento”.

#YoMeQuedoEnCasa