Félix Pedro Rivera y el Racing Valverdeño separan sus caminos. El histórico entrenador extremeño y el club de Valverde de Leganés han llegado a un acuerdo para la desvinculación del técnico, que por «problemas personales» no puede dedicarse al cien por cien a sus obligaciones con el equipo. 

El Valverdeño, que hasta la última jornada luchó por meterse en el grupo intermedio, pelea ahora por la permanencia en Tercera. Acumula cinco derrotas seguidas, tres en la primera fase y dos en esta segunda. Ocupa actualmente puestos de descenso en el grupo de permanencia, aunque a solo dos puntos de la salvación. En ese grupo, seis de los diez equipos que lo integran perderán la categoría.

Esta delicada situación del equipo requería una implicación total del técnico, lo que no es compatible con el resto de obligaciones a las que debe hacer frente. 

«Félix Pedro Rivera agradece a todos y cada no de los miembros de la plantilla, cuerpo técnico, encargados de material y del campo e instalaciones, junta directiva y afición el gran trato recibido», explica el Valverdeño en un comunicado. 

Este domingo, el Valverdeño visita al Calamonte (12.00 horas) en la tercera jornada del grupo de permanencia, un difícil compromiso en el que tratará de revertir una delicada situación.