Que el fútbol extremeño está hambriento de profesionalismo no es algo nuevo por estas tierras. La corta andadura durante dos años del Extremadura en Segunda colmó ciertas ansias de ver la chincheta de la región clavada en el mapa de los grandes. Pero ha sabido a poco. El fútbol extremeño quiere más. Y aspira a más. Badajoz y Extremadura lideran ahora otro intento de estar en Segunda División el próximo año. El Badajoz no sólo va en serio, sino que tiene el ascenso clavado entre ceja y ceja. Y el Extremadura es tan imprevisible como tenaz. Capaz de todo. Hasta en los momentos casi imposibles. 

En Badajoz hay un caldo de cultivo inmejorable para soñar en grande. El triunfo ante el Real Madrid Castilla (2-0), aliñado de un buen fútbol, ha devuelto la regularidad a los de Fernando Estévez, que se han convertido en el primero de los 102 equipos de toda España en sacar el billete para la eliminatorias definitivas por el ascenso. Pero no solamente eso, ya que le meten ocho puntos al segundo clasificado, el Sanse, con el que se mide el domingo próximo en Madrid. Si el Badajoz gana allí, será definitivamente primero matemáticamente a falta de tres jornadas. Es decir, tendría un mes completo sin jugarse nada antes de los dos partidos finales para ascender. 

¿Le conviene tanto parón? Quizá aquí ahora está el debate en el entorno de los blanquinegros. Lo cierto es que los de Fernando Estévez no saben frenar. El técnico está sabiendo combinar las rotaciones con un rendimiento lineal de su plantilla. Y el resultado está siendo abrumador. 

Rubén Mesa y Dani Pérez, en el último encuentro del Extremadura. Alberto Lorite

Infinito Extremadura

Interminable es el Extremadura, que siempre aparece en los momentos más difíciles. Después de haber vivido al borde del precipicio todo el año, el equipo alcanzó la tercera plaza este fin de semana tras empatar ante el Sanse en el mejor partido del año. Depende de sí mismo para ser terceros. Le da igual no tener ventajas en las eliminatorias, ya que todo lo que le ocurra ahora es un regalo. Pero si el Extremadura entra en playoff definitivo, todos lo ven como un rival peligroso.

«Nos vamos a agarrar a la tercera plaza como nos agarramos a los partidos», avisó Manuel tras el encuentro de este fin de semana. Para el partido del domingo en campo del Dux Internacional, los azulgranas pierden a Kike Márquez y Saúl, por sanción; pero recuperan a Nico Hidalgo.

Once inicial del Villanovense para el partido ante el Atlético Baleares. CF Villanovense

Bajonazo

El que ha perdido su regularidad esta temporada es el Villanovense, que está pifiando en los partidos claves. Y raro es verle fallar en su campo, el Municipal de Villanueva, donde históricamente ha forjado sus éxitos. Allí perdió el billete de Pro ante el Talavera y allí este domingo se complicó otra vez el pase ante el Atlético Baleares. Trabajar ese mar de dudas futbolísticas que ahora tiene el plantel serón es el gran reto para Javier Álvarez de los Modos ante la difícil salida de su equipo ahora a Majadahonda.

Aire fresco

Un soplo de vida más para el Mérida. ¿El último? Ya veremos. Su triunfo ante el Navalcarnero por 3-0 vino plagado de buenas noticias. Volvieron el gol, la intensidad, la actitud, las ganas y la victoria. 

Te puede interesar:

Miguel Rivera saboreó el primer triunfo como técnico romano en una final anticipada, aunque es cierto que ante un Navalcarnero en descomposición. El Mérida se la jugará el domingo en Mallorca ante el Atlético Baleares. Si gana, seguirá soñando en Pro.

El que prácticamente se ha despedido de sus opciones de Liga Pro es el Don Benito, que perdió su partida a la ruleta rusa del pasado sábado ante el Rayo Majadahonda. Desde el club calabazón están felices por la actitud de su equipo y por ese gen competitivo que les ha hecho grandes. Tocará asentarse en Segunda B y, quién sabe, soñar en el futuro con más.