Fútbol. Tercera División

Los caminos hacia el ascenso a Segunda RFEF

El Cacereño podría sellar este fin de semana su billete para la Segunda RFEF, algo que también tiene al alcance el Montijo, aunque dependerá de lo que haga el Coria, que ha adelantado su partido contra el Jerez al sábado

Fassani, del Cacereño, controla el balón presionado por Adama, del Moralo

Fassani, del Cacereño, controla el balón presionado por Adama, del Moralo / JOSÉ PEDRO JIMÉNEZ

Si el Cacereño gana el domingo, estará la próxima temporada en Segunda RFEF. Esa es la única cuenta que hacen en el club verde. Pero también podría bastarle el empate, o incluso la derrota, dependiendo de lo que haga el Coria ante el Jerez, un duelo adelantado al sábado (18.00 horas) porque los celestes tienen muy claro cuál debe ser su camino: ganar los dos partidos que quedan. Al Montijo le podría servir el empate, pero solo si los de Rai pierden, o no bastarles con la victoria, si ganan los celestes.

Las combinaciones son muchas, pero lo que está claro es que montijanos y cacereños se enfrentarán el domingo en el Emilio Macarro (18.30) sabiendo lo que ha hecho el Coria, algo que podría aliviar su presión... o aumentarla, porque un triunfo de los celestes, unido a una derrota de los montijanos, haría que estos dejaran de depender de sí mismos en la última jornada. Y si los que perdieran fueran los verdes, la última plaza de ascenso se decidiría en la última jornada en el Cacereño-Coria del Príncipe Felipe. Eso sí, una derrota de los caurienses el sábado significaría que el Cacereño habría logrado el ascenso incluso antes de jugar su partido el domingo.

Pero de nada vale pensar en lo que pueden hacer los demás. Lo único importante es lo que hace uno mismo, como dijo Julio Cobos, entrenador del Cacereño, el pasado domingo, cuando podría haber certificado el ascenso si el Diocesano hubiese ganado al Coria. «Nuestro partido era este, lo más importante era sumar los tres puntos». Y la idea para Montijo será igual. Aunque en principio se dijo que habría afición visitante, existe la posibilidad de que sí haya un paquete de entradas para seguidores del CPC.

Muy cuesta arriba, casi como una pendiente al cien por cien, se ha puesto el ascenso para el Moralo tras su derrota en el Príncipe Felipe. Pero nada va a cambiar para ellos, dice el técnico Dani Pino. «Trabajar y trabajar, somos muy pesados». Si no se puede ascender directamente (aunque matemáticamente aún es posible) lucharán para encarar la tercera fase, el playoff, desde la mejor posición posible, la que garantice jugar siempre en casa. Y esa es la tercera plaza.

Ya no optan a estar ahí ni Diocesano ni Jerez. Los números dicen que los colegiales podrían, pero ya se asume que la suya será la quinta posición, porque lo que sí es cien por cien seguro es que el Jerez acabará sexto. 

Aarón golpea el balón durante el Plasencia-Azuaga.

Aarón golpea el balón durante el Plasencia-Azuaga. / TONI GUDIEL

Playoff

El grupo de playoff, que llega a su fin este domingo, ya tiene a la UP Plasencia como campeón, que además ejercerá de juez en la lucha por el segundo puesto. También el Arroyo. Son los rivales de Miajadas y Extremadura B, respectivamente, que se juegan ese segundo billete. La ventaja es para los azulgranas. La victoria les mantiene en la segunda plaza. Si empatan o pierden necesitan que pierda el conjunto tomatero, que tiene ganado el golaveraje entre ambos. A los de Aitor Bidaurrázaga solo les vale la victoria y que además no ganen los de Almendralejo. Ambos encuentros se jugarán a las 18.00 horas. Antes, en ese mismo grupo, habrá un intrascendental Azuaga-Aceuchal que servirá para dilucidar quien termina último, posición que ocupan ahora los de la Campiña Sur, con dos puntos menos que los piporros.

Permanencia

Muy abierta está la batalla en el grupo de permanencia, que ha alcanzado su ecuador con Calamonte y Llerenense al frente, tal y como empezó, aunque con 15 puntos aún en juego no hay nada decidido. Bueno, quizás sí el primer descenso. El Valdivia, que solo ha sumado un punto en la segunda fase, está a doce del cuarto y este domingo podría incluso confirmarse su descenso. 

Entre los demás, todo muy abierto. Tanto, que el pasado fin de semana cuatro de los cinco partidos acabaron en empate. Fuera del descenso están Calamonte (seis puntos de margen), Llerenense (cuatro), Campanario (cuatro) y Olivenza (dos), pero con las opciones casi intactas están Trujillo (-2), Lobón (-3), Fuente de Cantos y Chinato (-4) y puede incluso que el Valverdeño (-5), aunque no parece ser capaz de salir de su mala dinámica (solo dos puntos en la segunda fase).

Al alza en este grupo están el Campanario, que ha sumado 13 de los 15 puntos posibles, y también el Lobón (11 de 15). Queda un mes de competición y nadie quiere bajarse del carro. El castigo es muy grande: jugar la próxima temporada en la que pasará a ser la sexta categoría del fútbol español.