Se acabó el problema sanitario, aunque no todo está aclarado. Los nuevos análisis practicados a todos los jugadores de la plantilla del Cacereño han arrojado un resultado negativo en covid-19 en las pruebas de PCR practicadas en las últimas horas. Ello se traduce en que el equipo de Julio Cobos tiene previsto reanudar los entrenamientos este miércoles de cara a la vuelta a la competición. Ya tiene el decano extremeño el visto bueno para ello de Salud Pública, según notificación recibida en la tarde este martes. Sin embargo, al cierre de este edición el partido en Montijo sigue fijado para el lunes a las 21.00 horas, pese a que ambos clubs habían expresado su deseo de jugar el domingo.

Desde el principio ambos querían ese día de cara a poder tener más margen de descanso para los encuentros posteriores del jueves, que también pueden ser decisivos para ellos. Así se lo trasladó, nada más conocer los análisis a media tarde, la entidad verde a la de Vegas Bajas, con el objetivo de que el partido fuera un día antes en relación a la fecha que estaba prevista, que se había fijado el lunes a las 21.00 horas, y que el propio Montijo ya había dado como definitiva esta misma tarde, justamente antes de saber el resultado de las pruebas.

Hasta las 22.00 horas ha estado esperando el Cacereño una respuesta para que jugaran el domingo, algo que no se ha producido, según dice el CPC. "Que quede claro que queríamos disputar el partido el domingo, se lo hemos ofrecido, nos han dicho que se lo iban a pensar y no nos han contestado", ha dicho Juan Miguel Olmeda, secretario del consejo de administración verde.

Los contactos se habían reanudado en las últimas horas y se esperaba un acuerdo entre las partes, que finalmente no se ha producido "porque han comunicado lo del lunes en sus redes sociales 10 minutos antes de saber nosotros los resultados de las PCR". La propuesta del Cacereño era que se jugara a las 19.00 horas de este domingo, y los locales preferían las 12.00 horas. "y cedimos porque el fútbol debe ser de los aficionados". Sin embargo, ni una ni otra y el choque sigue fijado para las 21.00 del lunes.

La intención del Cacereño es que hubiera representación de aficionados en un encuentro en el que, de ganar cualquiera de los dos, conseguiría el ascenso a la Segunda RFEF. Y el lunes iba a ser más complicado.

Todo ello, para ganar tiempo de cara al siguiente encuentro ante el Coria, que sería el jueves en el Príncipe Felipe. También ese día está fijado el Diocesano-Montijo en el Manuel Sánchez Delgado.