Último partido a domicilio de la temporada para el Femenino Cáceres, que este domingo visita al Alhama El Pozo (12.00 horas) con la moral alta tras su victoria del pasado domingo ante el Tacuense. «Hay confianza y ganas de refrendarlo en un partido fuera de casa», dice el técnico Ernesto Sánchez. Porque ese, ganar de visitante, es el gran debe del equipo cacereño en esta segunda fase, en la que solo ha ganado dos partidos, ambos en casa, uno precisamente ante el conjunto murciano.

El del Alhama es un campo que el Femenino Cáceres no ha visitado aún. «Es una novedad para nosotras, Además, es un viaje largo y eso también pesa, peor los condicionantes son los que son. Solo quedan dos partidos y vamos a ir al máximo y con una actitud de competir al rival e intentar traernos los tres puntos para Cáceres», añade el preparador. 

Sobre el rival, Sánchez asegura que es un equipo «muy similar a nosotras. Tiene una plantilla bastante compensada y competente en todas sus líneas». Destaca a Marina Martí, «una jugadora que le da mucha velocidad y que puede marcar la diferencia. Es un rival que apenas ha perdido puntos en su campo, es muy duro como local».

Sobre las bajas, a las ya conocidas de Bárbara y Marta, se les une la de Nerea, que ha recaído de su lesión, y Manoly Baquerizo, que es baja por acumulación de tarjetas. «Recuperamos a Redondo, que ya ha entrado en dinámica de grupo, Polvillo ya está mejor de su lesión del hombro. También estamos recuperando poco a poco a Cristi Medina, que aunque quizás es precipitado para este partido». 

El día 30 cerrarán las cacereñas la temporada en casa ante el Alba Fundación.