Fútbol. Tercera División

El Campanario lleva sus opciones de salvación hasta la última jornada

El Llerenense pierde (2-1) y vuelve a desaprovechar una ocasión de asegurar su permanencia en Tercera

Los jugadores del Campanario celebran el gol de José Alberto, el 2-1.

Los jugadores del Campanario celebran el gol de José Alberto, el 2-1. / CD Campanario

Área 11

2 - Campanario: Isi; Gideon, Barquero (Cabanillas, min. 77), Loren, David Díaz, Saviola (Alejandro, min. 85), Kiko (Miguel de Tena, min. 70), Enrique, Víctor, Antonio (Kalifa, min. 85) y José Alberto.

1 - Llerenense: Christian; Carlos Toy, Salas, Noni, Juanmi (David Camps, min. 82), Gio (Iván, min. 76), Manuel, Raúl (Luis Enrique, min. 76), Kaka (Juan Antonio, min. 65), Mario Tomé y Jaime.

Goles: 1-0: min. 27, Enrique. 1-1: min. 85, David Camps. 2-1: min. 88, José Alberto.

Árbitro: Muñoz Blázquez. Roja al visitante Noni en el 65. Amonestó a Kiko, José Alberto, Gideon y Alejandro, del Campanario; y a Andrés, del Llerenense.

Incidencias: El Ejido, 300 espectadores.

El Campanario se anotó sobre la bocina una importante victoria frente al Llerenense (2-1) en un partido con dos partes totalmente distintas. En la primera, los locales fueron dueños del partido controlando el juego y creando ocasiones ya desde el primer minuto con un testarazo de Saviola. En el 22 se produjo un pase en profundidad de David a Enrique que en el mano a mano con el portero, la vaselina salió rozando el palo. Cinco después llegaba el primer gol, obra de Enrique al rematar de cabeza un balón rechazado del central del Llerena. Con esa ventaja mínima se llegó al descanso, con un Llerenense desaparecido en ataque.

En la segunda parte el Llerenense salió con más intensidad y metió en su campo al Campanario con dos buenas ocasiones en el primer cuarto de hora. Cuando parecía que el partido iba a terminar así, apareció David Camps para conseguir el 1-1 en el primer balón que tocó para superar a Isi.

Sin embargo, el Campanario aún no había dicho la última palabra. En el 88, apareció José Alberto para poner un fuerte balón a la escuadra dando vida al Campanario hasta la última jornada.