Entrevista | Pedro Porro Futbolista extremeño del Sporting de Portugal

"Cuando me dan confianza puedo ser un grande"

Pedro Porro.

Pedro Porro. / EFE

Carlos García / Efe

Pedro Porro (Don Benito, 1999) ya es, a sus 21 años, un ídolo en el Sporting de Portugal. Ha ganado la Liga, es un carrilero con mucha garra y, tras lesionarse en el último partido no estará con la sub-21 española en la Eurocopa, por lo que apura su recuperación para que lo pueda llamar este lunes Luis Enrique. El dombenitense confiesa que para él sería «un orgullo» acudir a la Eurocopa y compartir vestuario con la nueva generación española: Eric García, Dani Olmo, Ferrán o Pedri.

El jugador, que pertenece al Manchester City, llegó el verano pasado a Lisboa y en un año se ha catapultado con el Sporting, lo que le valió su debut con la absoluta española. Tiene claro que continuará en el club luso la próxima campaña, ya que la cesión fue por dos temporadas.

Una exitosa temporada tras ganar la Liga Portugal y debutar con la absoluta de España... 

Muy contento, con una parte amarga, por la lesión. Pero ganar un campeonato no se gana todos los días.

¿Cuál es el secreto para meterse en el bolsillo a la afición del Sporting?

Soy un jugador al que le gusta mucho luchar. Nunca me doy por vencido. Es lo que caracteriza a esta afición, la garra, pelear hasta el final, y eso me da un plus a mí, porque soy un jugador que lo da todo. He caído aquí muy bien y yo estoy también muy contento.

El suyo ha sido un cambio radical tras llegar a Lisboa, ¿no?

Es verdad que no veía tanto fútbol de Portugal, pero sí tenía jugadores que conocía, como Pepelu. Desde que llegué aquí, desde el primer partido uno, ya sabía del físico que tenían aquí. Me adapté muy bien con el paso de los partidos. Y como dijo el presidente el otro día, hemos competido como compite el Sporting de Portugal.

¿La clave ha sido la confianza?

Desde que mi agente me lo dijo, me impactó mucho, ya que el Sporting es un gran club y venía de no jugar (en el Valladolid), de no tener confianza. Sabía que jugaba de cinco y podía ser una pieza importante. Se ha demostrado que cuando me dan confianza puedo ser un grande del equipo. Busqué un hueco en el once inicial y no tengo ninguna queja, me acogieron muy, muy bien, estoy muy feliz aquí.

Porro, Pote, Palhinha, Nuno Mendes, grandes descubrimientos del Sporting y ahora en sus selecciones.

Yo sabía que Pote, Palhinha y Nuno Mendes iban a ir a la Eurocopa. Pote, el máximo goleador del campeonato, Palhinha ha hecho una temporada espectacular. Nuno Mendes es uno de los mejores, si no el mejor lateral izquierdo de los que hay joven, para su edad no he visto un lateral izquierdo como él. Portugal se lleva a jugadores muy potentes. 

Lo peor, ¿la lesión?

Vamos recuperando, he salido a correr y a ver si puedo estar disponible. Cuando me lesioné me sentí muy mal. Estoy mejor, la verdad. Fue un desgarro muscular y está evolucionando muy bien.

¿Se ve parando a Nuno Mendes el 4 de junio en el España-Portugal?

Por mí encantado, entreno con él todos los días y lo conozco muy bien. Sería una alegría enorme, que cada uno estuviéramos con su selección y sería un orgullo, porque estamos haciendo las cosas muy bien.

La lesión le priva de ir a la Eurocopa sub-21, pero a lo mejor le convoca Luis Enrique.

Estoy jodido, porque quería estar en el Europeo sub-21. Hablé con el míster, Luis de la Fuente, y le dije: estoy fastidiado, me ha pasado esto. Yo iba a ir con la sub-21, si todo iba bien, supuestamente iba a ir. Con el míster tengo una confianza grandísima, cosas del fútbol que pueden pasar. Veremos a ver la Eurocopa, está en peligro, pero bueno, no puedo decir que no porque a lo mejor evoluciona muy bien y puedo ir.

La nueva generación: Eric, Ferrán, Pedri, Olmo. Porro forma parte de ella.

Sería un orgullo estar al lado de esos jugadores que estamos en grandes clubs. He compartido vestuario con ellos y nos llevamos muy bien.

Los inicios de Pedro Porro fueron de mucho sacrificio.

Fueron en Don Benito. Jugué hasta los 9 años en un equipo de fútbol sala con los amigos, los que tengo ahora desde pequeño. Luego me fui al Rayo Vallecano con 14 años y se me hizo duro: dejar a tu familia, estar alejado de tus padres no es fácil. Mi abuelo Antonio, que me ha llevado para arriba y para abajo y le estaré muy agradecido siempre. Cuando acabé juvenil de primer año me fichó el Girona, jugué allí en División de Honor, luego hice la pretemporada con el primer equipo de Eusebio y ya me quedé allí. Ahora tengo contrato aquí, en Lisboa, firmé por dos años y no tengo ninguna duda.