El Extremadura continúa navegando a contrarreloj para cerrar la temporada y poder tener un proyecto en Primera RFEF. A día de hoy, el club sigue pendiente de cerrar la llegada del grupo inversor que gestiona la entidad Emirates Khalifa Capital. La operación está pactada en todos sus términos, pero falta por desbloquear el dinero que, a corto plazo, debe servir para abonar las mensualidades que el club debe a sus empleados, cuerpo técnico y jugadores, un dinero que debe salvar la temporada y evitar el descenso administrativo. 

Desde el club han optado por guardar hermetismo absoluto en la esfera pública, aunque este periódico ha podido sabe que reina la tranquilidad en su directiva, sobre todo en su presidente, Manuel Franganillo, que está convencido de que la operación sigue los cauces previstos. 

Sin embargo, la intranquilidad está más en los aficionados y, principalmente, en los jugadores, muchos de los cuales siguen esperando una respuesta nítida del club para aclarar su futuro. El Extremadura mantiene contrato con la mayoría de futbolistas del pasado año. Sólo Lele y Jaylan es seguro que abandonarán el club. El resto tiene contrato, aunque algunos han comenzado a recibir ofertas de otros equipos. 

El caso más claro es el de Saúl, que este año ha sido el jugador más regular del plantel. Varios clubes se han interesado por sus servicios, entre ellos, la Cultural Leonesa, club donde ya estuvo jugando. Sin embargo, el futbolista tiene contrato y todavía espera noticias de Almendralejo. Otros jugadores les han pedido a sus representantes que estén preparados para moverse. 

Sin embargo, el Extremadura tampoco está parado. Se sabe que también ha tocado jugadores de otros equipos llamados a ser importantes en la categoría. Lardín y Manuel están trabajando en la trastienda, sin hacer ruido, y podrían tener negociaciones avanzadas para tener a punto algunos fichajes. 

Mientras, la afición espera noticias en firme. El club ya está trabajando en la nueva campaña de abonados, aunque todavía queda por saber qué hará con aquellos socios a los que prometió el carnet gratis para esta temporada que entra. Lo único claro es que la llegada de capital es inminente y, sobre todo, más que necesario para poner en orden el club y poder trazar las líneas del proyecto. Al Extremadura, de momento, no le preocupa que otros equipos se muevan. Lo que le preocupa es resolver su situación, siendo conscientes de que tendrán tiempo de sobra para armar un proyecto de garantías en la nueva competición.