El Campus de Baloncesto Calderón celebra este año su 15 edición, después de que el pasado se suspendiera por la covid-19, con la participación de 85 niños de 8 a 16 años, aproximadamente la mitad de lo habitual, y la colaboración de Ecovidrio para concienciarles del reciclaje y la sostenibilidad. Es en la residencia de la Rucab, en Badajoz, ciudad a la que se trasladó tras un inicio en Cáceres.

El exjugador de baloncesto José Manuel Calderón, a través de su fundación, ha presentado este campamento en el que los jóvenes disfrutan, desde el domingo y hasta el próximo sábado, del deporte, la convivencia y la importancia de comer bien y cuidar el entorno.

El de Villanueva ha dicho que está contento y feliz de poder estar un año más y ha asegurado que es un día especial porque, después de unos meses complicados, «había ganas de juntarse».

A su juicio, es una experiencia diferente para los chicos puesto que tienen que llevar las mascarillas y no puede compartir habitaciones, aunque destaca que lo importante es que están juntos y los primeros días han sido «geniales».

Ha agradecido a la Fundación CB y a su Residencia Universitaria los test realizados previamente a la llegada de los participantes. También ha valorado la labor de los monitores para que, con la excusa del baloncesto, les puedan inculcar los valores para el futuro y para cambiar la sociedad.

En cuanto a las actividades, en otras ocasiones han ido al parque acuático o dar paseos y en esta edición han hecho de la residencia una semiburbuja. Además, continúan con el mensaje social de sostenibilidad, este año de la mano de Ecovidrio, para hablar de cosas que afectan al medio ambiente. Asimismo, hay actividades en la piscina y en los pabellones La Granadilla y Nuria Cabanillas.