Estudia el grado de Enfermería, nació en Cáceres un 11 de enero allá por el 2002, su principal referente es Sandra Paños, y por sus venas corren balones de fútbol. Ya sea sobre el césped, en sala o en la arena, Delia Baz no se achanta a ningún reto futbolístico. Habitual en la lista de la selección extremeña en sala y futbol 11, además de haber ido convocada con la selección española absoluta de futbol playa. Todo ello, con la ilusión por bandera.

El pasado día 10 se convirtió en subcampeona de España sub- 19 y acaba de renovar su contrato como portera del primer equipo en el Cacereño Femenino. Unos logros a los que se podría haber sumado el trofeo del Eurowinners Cup, pero varios contactos estrechos de algunas de las jugadoras con positivos de covid-19, hicieron que el Cacereño Femenino tuviera que abandonar la competición. Un duro palo para la plantilla y, en realidad, algo nada inusual en los últimos meses, en lo que la pandemia lo ha marcado todo.

La portera dice que tuvo ofertas de otros equipos, pero afirma que «quise quedarme en Cáceres, esta es mi casa, y toda mi familia vive aquí. Es donde quiero estar». Baz disputará su segunda temporada en el primer equipo, y espera contar con minutos. La cacereña será una de las jugadoras más jóvenes de la plantilla, en una temporada que quieren pelear por todo. «Nuestro objetivo siempre es el ascenso, sabemos que va a ser muy duro, pero también muy bonito». 

En crecimiento

Con la confirmación del Cacereño Femenino, se espera que la marca y nombre del decano del futbol extremeño despierte la ilusión por el futbol femenino entre los cacereños. «El acuerdo con el Cacereño nos va a ayudar mucho, atraerá muchos aficionados nuevos que antes iban a ver a los chicos, nos dará mucha visibilidad». Parece que el fútbol femenino empieza a establecerse de verdad en la ciudad, pues Baz afirma que «el alcalde, Luis Salaya, nos ha prometido un campo de futbol playa», y asegura «nos han dicho que a final de año ya podremos entrenar en el nuevo campo». 

El futuro de Delia Baz estará entre el fútbol y los hospitales. Como a todos los deportistas, a la joven estudiante de Enfermería le gustaría pasar más tiempo entrenando y compitiendo, aunque asegura que «lo verdaderamente importante son los estudios, el fútbol lo tengo como plan B». El mensaje de Delia Baz, es el mismo que le daría cualquier padre a sus hijos: «lo primero son los estudios, lo otro ya vendrá», dice.