4- España: Tenas, Miranda, Hugo Guillamón, Francés, Vencedor, Fer Niño (Karrikaburu, m.60) Yeremy, Bryan Gil (Nico Williams, m.77), Turrientes (Antonio Blanco, m.70), Carreira (Rosas, m.77), López (Barrenetxea, m.46).

1- Rusia: Budachev; Khlusevich; Prokhin, Litinov, Maradishvili (Klimov, m.76), Ignatov (Prutsev, m.57), Agalarov (Suleimanov, m.69), Khotulev, Umiarov, Karapuzov (Sevikian, m.57), Bozhenov (Stepanov, m.69).

Goles: 0-1 (m. 9) Agalarov; 1-1 (m.13) Fer Niño; 2-1 Yeremi Pino, m.46. 3-1 Fer Niño (m.53), 4-1 Yeremy Pino, m.86.

Árbitro: Nathan Verboomen (Bélgica). Amonestó a Guillamón y Fer Niño; y a Khlusevich, Umiarov y Litvinov.

Incidencias: Estadio Francisco de la Hera de Almendralejo. 3.000 espectadores.

Almendralejo, el Francisco de la Hera y la Selección Española sub-21 conectaron a las mil maravillas en el primer partido del combinado que dirige Luis de la Fuente después de los Juegos Olímpicos y que terminó con una solvente victoria de España ante una Rusia (4-1) superada por el juego español y el calor del público extremeño. 

Afición extremeña desde muchos puntos de la región y ganas de estar con la Selección Española. Se vieron muchísimas camisetas de la Roja y los jugadores agradecieron al final el apoyo de la grada durante los 90 minutos.

El partido tuvo un protagonista claro por encima del resto: Yeremy Pino. El jugador del Villarreal completó un partido de locura con un gol y dos asistencias, siendo aclamado por la grada y dejando detalles de altísima calidad sobre el impoluto césped del Francisco de la Hera. 

ALBERTO LORITE

Y eso que el partido empezó con un guion inesperado. A los nueve minutos, una mala cesión de Miranda al portero Tenas, con golpeo excesivamente fuerte, provocó el no control del portero que aprovechó el delantero Agalarov para sortear bien la salida del arquero y marcar a placer, contra todo pronóstico, el 0-1 para Rusia.

Fue un espejismo, ya que desde los primeros compases de juego se vio a una selección española superior en todas las facetas. Cuando Yeremy Pino, Unai Vencedor, Bryan Gil y Fer Niño encendieron la maquinaria, los rusos levantaron la bandera blanca. 

El empate llegó a los 13 minutos. Gran pase filtrado de Francés a la carrera de Yeremy Pino y el canario que regala literalmente el gol a Fer Niño, en la posición de nueve para abrir la puerta. Explosión de júbilo en el Francisco de la Hera, deseosa de cantar un gol de España 18 años después de la última vez.

ALBERTO LORITE

Trataron de despertar los rusos con un disparo lejano de Khlusevich que obligó a Arnau Tenas a realizar una buena parada. También la tuvo Fer Niño tras una gran internada de Miranda (de los mejores) por banda izquierda.

El recital de fútbol continuó en la segunda parte. Yeremy Pino tardó un minuto en levantar de nuevo en pie al Francisco de la Hera. Lo hizo con una conducción vertiginosa por el carril del diez que terminó con un zapatazo que no pudo despejar el portero ruso. 2-1 para arrancar el segundo acto. 

Disfrutaba de lo lindo la afición extremeña y ondeaba bufandas al viento cuando llegó el tercero. Otra vez Yeremy Pina tomando la batuta y filtrando un pase celestial al espacio para Fer Niño. El delantero del Mallorca dribla al guardameta y casi sin espacio anota el tercero para poner tierra de por medio. Fiesta completa. 

ALBERTO LORITE

La remontada tranquilizó el juego de la selección española y los de Luis de la Fuente decidieron darle más control al partido. No obstante, el portero del FC Barcelona, Arnau Tenas, tuvo que salir al rescate en un par de ocasiones con dos grandes paradas a disparos lejanos para que Rusia no se metiera en el partido con tiempo por delante. 

En los minutos finales Yeremy Pino redondeó el partido con un disparo desde la frontal raso que hacía el 4-1 y su doblete goleador.

El carrusel de cambios sirvió para ver el temple del madridista Antonio Blanco, los chispazos de Karrikaburu, gran esperanza de futuro de la Real Sociedad, o el desparpajo de Nico Williams, del Athletic. 

Almendralejo y Extremadura volvieron a disfrutar de La Roja. Que pase la absoluta.