Cacereño: Bernabé, Luis Aguado (Espinosa, min. 46), José Marrtínez, Rubén Sánchez, Gayoso, Kamal (Javi López min. 77), Yael, Carlos Andújar (min. 69, Solano) Jorge Barba (min 57, Luis Hernáiz), José Ramón (Teto, min, 57) y Carlos Fernández.

Xerez: Camacho, Hugo (min. 26, César), Oca, Rivelott,, Bello (min. 74, Brando), Jacobo), Raúl Palma, Durán, Ocaña, Goma (min. 66, Antonio JIesús), Javilillo, Máyor (Darío, min. 74).

Goles: 1-0 -Min. 73: Yael. 2-0-Min.87:Rubén Sánchez.

Árbitro: Roberto Gonzalo Sánchez (Manchego). Roja al meta visitante Camacho (min. 24). Amarillas a los locales Luis Aguado, José Martinez y Teto y al visitante Antonio Jesús

Incidencias: Partido de la segunda jornada de la Segunda RFEF disputado en el Príncipe Felipe con 1829 espectadores (cifra oficial). Homenaje al paratriatleta Quini Carrasco por su Medalla de Extremadura y su trayectorial. Minuto de silencio por la muerte del arquitecto del estadio, José Julián Gutiérrez Ulecio.

Beneficiado por la tempranera expulsión del meta visitante Camacho, el Cacereño sumó de nuevo tres puntos a costa del Xerez (2-0) en un ejercicio de paciencia . Supo esperar a una falta en el tramo final para hacer el primero y redondear con otro tanto que da más credibilidad al proyecto, encaminado positivamente en este estupendo inicio de curso.

Costó, pero el arquitecto puso mucho en ello con sus decisiones. Los entrenadores también ganan partidos, antes y durante los duelos. Julio Cobos introdujo tres variaciones en relación al estreno de Vélez Málaga, participando de inicio Jorge Barba, Carlos Andújar y Carlos Fernández, decisión lógica teniendo en cuenta que todos ellos fueron revulsivos en la remontada. Quizá lo más sorprendente fue ver a Bermu en el banquillo. La apuesta era, evidentemente, más ofensiva con la misión de gobernar de inicio.

Tras un buen inicio andaluz en cuanto a posesión, Barba fue el primero en desarrollar su ingente talento con una individualidad que no encontró rematador. Carlos Andújar, desde el cuarto de hora, hizo lo propio en tres acciones consecutivas que hicieron justicia a su físico, golpeado vilmente por las lesiones a lo largo de la temporada pasada y felizmente a pleno funcionamiento en éste.

El partido era de nítido color verde. Gobernaba en el mejorado césped del Príncipe Felipe el poderío imponente de Kamal, que no perdía una sola disputa, y la manija del Jael. En una falta lanzada con inteligencia supina por el primero, Camacho no calculó bien la llegada de José Ramón y golpeó con los puños el balón fuera del área (tarjeta roja justa, minuto 24).

Se fue el exmeta del CPC entre una atronadora ovación de la grada. La falta la lanzó Yael cerca de la escuadra. Punto de inflexión, en teoría, y aviso, en la práctica.

Carlos Andújar trata de parar a un rival. Él fue imparable. José Pedro Jiménez

El Jerez se parapetó atrás por pura lógica, con un jugador menos y una palmaria superioridad anímica de su rival.

El partido, azotado por el calor, disminuyó en ritmo, con los locales tomándoselo con tranquilidad pensando en que el duelo caería de su lado como fruta madura. Se había declarado un armisticio hasta la segunda mitad, aunque fue el Xerez el que estuvo a punto de marcar con un remate hacia su puerta de Carlos Fernández en la última acción de este primer acto.

Segunda parte

Cobos sacó del terreno de juego a Luis Aguado, con tarjeta, para introducir a Raúl Espinosa. Con 11 contra 10, decisión lógica por esa razón y por la vocación más ofensiva del recién ingresado en el campo.

El partido se tornaba anodino, con muy poca profundidad local y mucha y esperada especulación del grupo de José Pérez Herrera.

Y en esas que llegó el revolucionario y omnipresente Andújar para inventarse otra galopada con disparo final al poste (min. 56). El agitador de la coctelera, era el de Villagonzalo. Y salió Teto. Y salió Hernáiz. Partido nuevo.

Cobos retiró a Andújar, hasta entonces el mejor, para meter a Solano. Más remate, menos verticalidad, otra fórmula para revertir la tendencia. Paciencia como madre de la ciencia del fútbol. Con esa mezcla de movimientos de ajedrez, llegó el premio en la segunda falta que ejecutaba maravillosamente Yael (min. 73, 1-0). Justicia divina.

El carrusuel de cambios sembró por momentos el descontrol, circunstancia que no convenía al decano. Pero ahí estuvieron Hernáiz, forzando un córner por bemoles y convicción, y Rubén Sánchez, rematándolo con un zurdazo espectacular (2-0, min.87).

Cobos carbura. El Cacereño carbura. El fútbol vuelve a ser grande en el Príncipe Felipe. Solamente faltó la guinda de Teto en los estertores con una contra de manual salvada por el meta xerecista. Pero esto marcha. 

Julio Cobos: "Los cambios nos han vuelto a dar mucho"

«Los cambios nos han vuelto a dar mucho», expresó Julio Cobos, entrenador del Cacereño, en la rueda de prensa posterior al choque. El técnico verde dijo que el equipo había hecho un gran esfuerzo de nuevo, como ocurriera en el debut en Vélez, para poder sumar los tres puntos. Aun así, no estaba del todo contento, según dijo. «Tenemos aún mucho margen de mejora», subrayó, pidiendo que ello se pueda producir en los próximos encuentros. «Tenemos que crecer más». Dijo Cobos que los recambios habían actuado a un muy buen nivel, como los titulares. También se congratuló del hecho de no haber recibido gol alguno y tampoco oportunidades por parte de los visitantes, con un Ángel Bernabé convertido en mero espectador del encuentro.