Patri Vicente, una de las principales referencias del Alter Enersun Al-Qázeres Extremadura, aseguró ayer que la tranquilidad se mantiene en el seno del equipo en este arranque de temporada, que no está siendo precisamente el soñado con una victoria y tres derrotas tras cuatro jornadas disputadas en la Liga Femenina Challenge.

«Está siendo un inicio duro, pero cuando se formó la liga ya sabíamos que iba a ser muy competida. Hemos hecho muy buen grupo y así va a ser más fácil llevarlo todo. Al final, estando a gusto, siguiendo trabajando bien como estamos haciendo, los resultados van a llegar», dijo la base-escolta aragonesa. «Estamos a gusto, contentas, tranquilas. Lo único que queda es seguir trabajando. Cero preocupación», añadió.

Y es que reiteró que «estamos trabajando bien» y que «los entrenamientos se están planteando muy bien». «Todos los equipos pueden ganarle a todos en esta competición. Nosotras no hemos tenido suerte, no nos están entrando los tiros, pero al final va a llegar. No pasa nada», apuntó.

Tras perder el martes en Vigo, el sábado espera en el Multiusos el Mataró, que todavía no ha ganado. Vicente se resistió a verlo como un partido asequible: «No sabría decir qué equipos son los que van a estar abajo. Son muy importantes los partidos de casa porque los equipos fuera cambian mucho. Lo que hay que intentar que entren los tiros cuando esté todo apretado».

Además, definió el hecho de jugar como base como «un reto». «Hace dos años empecé, ya que hasta entonces había sido escolta. Siento toda la confianza tanto de mis compañeras como del entrenador, y eso es muy importante. Estoy cómoda y con ganas de seguir aportando todo lo que pueda», manifestó.

A las canteranas, a las que el Al-Qázeres intenta dar protagonismo esta temporada, les mandó un mensaje de aliento: «Son unas niñas ‘de diez’, unas currantas. Si eres buena persona, trabajas y lo das todo, te llega. Que sigan así. Sira [Hisado], Cris [Abad], Pili [Cambero]… Todas lo hacen superbien y espero que nos ayuden todo lo posible», recalca.