El Cáceres Patrimonio de la Humanidad está de dulce. Tres partidos y tres victorias. Cierto que todas han sido sufriendo hasta el bocinazo final, la última incluso tras una prórroga, pero no es menos verdad que las dos primeras fueron ante dos gallitos de la categoría. El equipo está cumpliendo en la cancha y, si hay que poner un pero, hay que mirar más arriba, a la grada. Apenas 800 espectadores en cada uno de los dos compromisos en el Multiusos. «Espero que tal y como está jugando el equipo el aficionado vuelva al pabellón», dice el presidente, José Manuel Sánchez. «Esta es una ciudad de baloncesto», dice el dirigente, que apunta al miedo por la pandemia. «sobre todo a los sitios cerrados», como causa de la escasa asistencia de público. «Esperemos que con el tiempo la gente se vaya dando cuenta que se puede ir, que cumpliendo la normativa se puede ayudar al equipo».

A pesar de las tres victorias, Sánchez repitió un mensaje que ya ha transmitido, el de «mantener los pies en el suelo». «Lo importante es que el equipo está trabajando bien y eso nos da seguridad y confianza para seguir. También hay que saber que algún día llegará la derrota y que no habrá que irse a bajo porque el trabaja se está haciendo bien».

Reitera Sánchez que en esta liga todos los equipos van a ser muy peleones. Asegura esto el presidente durante la presentación de las equipaciones para la temporada 2021-2022 que llevan la firma de Errea, marca de ropa italiana que vestirá al equipo verdinegro las dos próxima temporadas, aunque el dirigente del club espera que sean muchas más.

Además de al Cáceres y su filial, el Torta del Casar, Errea viste a todos los equipos de cantera del San Antonio. «Para nosotros es un orgullo poder vestir al equipo de nuestra ciudad», dice José Luis Martín, responsable de Extremadura Sport. La firma italiana también está presente en las camisetas de cinco equipos de Tercera (Diocesano, Moralo, Trujillo, Azuaga y Miajadas) y en uno de Segunda B (Mérida), entro otros muchos clubs.