Manuel Franganillo, presidente del Extremadura UD, ha roto su silencio para hablar de la situación crítica que atraviesa el club a una semana de celebrarse la junta extraordinaria de accionistas que deben aprobar un calendario de pago a acreedores para poderle dar una viabilidad real a la entidad deportiva. Hay que recordar que si el Extremadura no lograra sacar adelante este convenio, el club iría directamente a liquidación como paso previa a su desaparición. Que salga adelante ese convenio de pago a acreedores no es sencillo sin un respaldo económico real que sustente ese calendario de pagos, aunque desde el club confían en que llegue a buen puerto.

El movimiento clave para que el Extremadura UD pueda sobrevivir es la llegada del Grupo Khalifa. A día de hoy no parece que haya otra alternativa real para poder salvar al club. “Seguimos con las esperanzas de que llegue. No hay nada que nos diga que han abandonado el proyecto. Hemos cogido una relación extraordinaria con ellos y estamos en permanente comunicación. No creo que un grupo tan prestigioso como Khalifa nos vaya a dejar a la deriva al final”, ha señalado Franganillo preguntado por la no llegada del grupo hasta la fecha.

El Grupo Khalifa mantiene firmado un contrato con el Extremadura para inyectar 3,5 millones de euros. Las fechas pactadas han pasado y no se han cumplido los pagos. Aún así, Franganillo sigue considerando que todo se debe a procesos operativos bancarios que están por desbloquearse y confía en la llegada del capital. Eso sí, ese dinero no llegará antes de aprobarse el convenio de pago a acreedores, por lo que el match ball es el 27 de octubre.

El club está llamando a los acreedores para convencerles de que habrá garantías de pago. La opción deseada por el club es el pago de esta deuda con acreedores a 10 años. “Hemos podido lograr que se puedan hacer votos telemáticos por correo y ya hay una cuantía importante que ha votado. Esperemos lograr ese convenio y darle las gracias a los acreedores por apoyarnos en esta votación”, dijo el presidente.

Franganillo cree que con la aprobación del convenio se gesta un plan de viabilidad par a tener la deuda estructurada y que los acreedores tengan el 100% cubierto, “que es algo por lo que nos sentíamos en deuda económica y moralmente”. Para sacar adelante el convenio de pago a acreedores necesita reunir el 65% de apoyos de los acreedores, siendo los futbolistas de la plantilla el principal escollo.

Con respecto al grupo Khalifa y a su CEO, José María Núñez, el presidente azulgrana confía en que se solucione la situación porque “son gente excepcional y estamos encantados de que desembarquen aquí. Desgraciadamente, hay acuerdos incumplidos desde hace tiempo, pero cuando vengan serán unos almendralejenses más”.