Fútbol. Segunda RFEF

El Mérida se queda con Felipe Alfonso, que viaja para jugar ante el San Fernando

El lateral entrena desde el lunes con el club romano y «tendrá minutos, seguro» el domingo en Maspalomas

Juan García, técnico del Mérida, este viernes en rueda de prensa.

Juan García, técnico del Mérida, este viernes en rueda de prensa. / MÉRIDA AD

Nono Saavedra

El Mérida vuelve a vivir, una temporada después, la misma circunstancia en el lateral derecho. En la campaña pasada la acumulación de bajas en esa posición, entre ellas la de Felipe Alfonso (14 de abril de 1993, Valladolid), obligó al entonces entrenador emeritense, Dani Mori, a poner como titular a Rubén Valverde, recién llegado en el mercado de invierno y con apenas una semana de entrenamientos, en el encuentro en el que los emeritenses, entre semana, viajaban a Villarobledo para disputar el partido aplazado en su día por la nieve caída en la ciudad manchega por la tormenta Filomena. Una temporada después, la ausencia de laterales diestros puede dar lugar a que Juan García, técnico actual, tenga que hacer lo mismo con el propio Felipe Alfonso, aunque apenas haya completado una semana de sesiones, pues sin asegurar la titularidad del defensa, asevera el preparador que «va a gozar de minutos, seguro».

Llega Felipe Alfonso al Mérida en un gran estado físico, «preparado para competir. Ha estado en las sesiones AFE bastante tiempo, además de tener a un entrenador personal. Como es lógico, lo que le falta es ritmo de competición».

El lateral vuelve a la disciplina romana ocupando la ficha liberada por la lesión de larga duración de Chirri Monje en el hombro. Firma hasta el 31 de diciembre. El club quiere asegurarse que físicamente está bien, teniendo en cuenta que lleva un par de temporadas con numerosas lesiones.

Su nuevo entrenador reconoce que «nos va a venir muy bien porque no tenemos esa posición de lateral derecho y nos va a permitir que Guille Perero pueda desarrollar su juego en su posición natural», y entiende que va a aportar al equipo, prácticamente desde el primer momento porque «no va a necesitar período de adaptación, si acaso a nosotros, y creo que va a ser un jugador que va a aportar mucho». El defensa vallisoletano, que llegó la temporada pasada a la capital extremeña procedente del Hércules, solo pudo disputar doce encuentros, todos en la primera fase de la competición, en los que demostró que si las lesiones le respetan, puede ser uno de los mejores en su puesto. 

Altas en la enfermería del Mérida

Desde la enfermería también llegan buenas noticias:«Recuperamos a David Rocha». Sin embargo, el entrenador recuerda que «la falta de recursos humanos es una realidad: sigues teniendo que contar con jugadores del filial para entrenar y para la convocatoria. A ver si se va recuperando la enfermería y nos da más posibilidades de competición tanto interna en los entrenamientos, como en posibilidades reales de planteamiento y planes de partido los domingo contra los rivales».

Dos buenas noticias en forma de futbolistas con los que contar el domingo después de una semana en la que, tras la goleada de la última jornada, para el equipo ha sido una «liberación a nivel psicológico, hacía falta».