La Copa del Rey ya está aquí. Después de que este miércoles se jugaran los encuentros de la fase previa, este viernes tiene lugar el sorteo para la primera eliminatoria, en el que entrarán ya todos los equipos de LaLiga Santander, a excepción de los cuatro participantes en la Supercopa de España: Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid y Athletic Club. Los conjuntos de Primera quieren cumplir con las expectativas y brillar en un torneo que ha ganado en emoción con el cambio de formato. La mayoría de los profesionales del fútbol, periodistas y aficionados valoran muy positivamente que las rondas se disputen a partido único, convirtiendo cada enfrentamiento en una final.

El torneo del KO se convierte en el escenario perfecto para que David acabe con el gigante Goliat. Los equipos más humildes afrontan la competición armados con la ilusión de demostrar que pueden competir con los mejores. Por el contrario, los conjuntos favoritos aprovechan estos partidos para dar descanso a sus estrellas y ofrecer oportunidades a sus jugadores más jóvenes y menos habituales.

Todos estos ingredientes han permitido a algunos equipos modestos escribir su propia página en la historia del fútbol. Memorables actuaciones de los más débiles se quedaron grabadas en la memorias de los aficionados. El ‘Alcorconazo’, el Mirandés de Pablo Infante, el Figueres o el ‘caso Chéryshev’ son algunas de las proezas más recordadas.

El Real Madrid, la víctima favorita

Una de las grandes campanadas de la historia de la Copa del Rey fue la protagonizada por un humilde Alcorcón, que goleó al Real Madrid de Manuel Pellegrini. El conjunto alfarero, que militaba en aquella temporada 2009-2010 en Segunda División B, arrolló al Madrid en el partido de ida disputado en Santo Domingo, con un contundente 4-0. Los blancos se quedaron muy lejos de remontar en el Bernabéu (1-0). Lo sucedido en aquel 27 de octubre se recordaría como el ‘Alcorconazo’.

Seis años después, otro bloque amarillo se encargaría de apear de la competición al Real Madrid contra todo pronóstico. El Cádiz, también de Segunda B, puso fin a la andadura de los hombres de Rafa Benítez en una eliminatoria en la que no faltó la guasa y el cachondeo propio de los gaditanos. El club de Chamartín cayó eliminado por alineación indebida y la originalidad del graderío del Carranza estalló: “Cheryshev, te quiero”, “Benítez mira el Twitter”, “Saca a Cheryshev”. Los merengues se llevaron la victoria por 1-3, pero el juez dictaminó su eliminación por alinear al futbolista ruso cuando arrastraba una sanción por acumulación de amonestaciones.

El club blanco sustituyó a Cheryshev tras darse cuenta de que arrastraba una sanción por acumulación de amonestaciones con el Villarreal. Reuters

El último episodio traumático del conjunto blanco tuvo lugar la temporada pasada, cuando se despidió de la competición en los dieciseisavos de final ante el Alcoyano por 1-2. El nuevo formato copero privó al conjunto de Zinedine Zidane de la oportunidad de remontar en el partido de vuelta.

Pero las debacles de los merengues en el torneo del K.O. se remontan mucho más atrás. A comienzos de siglo, el Madrid, con Vicente del Bosque en el banquillo y futbolistas de la talla de Hierro, Iván Campo, Morientes o Savio Bartolini, caía eliminado a partido único ante el CD Toledo de Segunda B.

Sería en la 2008-2009 cuando volverían a tropezar ante un equipo de la misma categoría. En este caso, fue un Real Unión que se deshizo de los merengues por 3-2 en casa y cayó derrotado por 4-3 en el coliseo blanco. El doble valor de los goles a domicilio hizo a los irundarras pasar a la historia negra del Real Madrid.

 

El Rey también muerde el polvo

Con 31 títulos adornando sus vitrinas, el FC Barcelona es el Rey de Copas por delante del Athletic Club (23) y el Real Madrid (19). Sin embargo, los culés también han caído con estrépito ante rivales humildes.

Un gol de Kali Garrido en el primer minuto de la prórroga otorgó el pase a la Unió Esportiva Figueres y despidió en los 1/32 de final a un Barça que contaba en sus filas con figuras como Puyol, Xavi, Overmars o Saviola. El combinado de Segunda División B continuó avanzando en aquella temporada 2001-2002 hasta las semifinales del torneo.

Un año más tarde, el equipo de la ciudad condal vio cómo se repetía la pesadilla. Esta vez el verdugo fue un Novelda que en aquel 11 de septiembre de 2002 ocupaba la última plaza del grupo III de la Segunda B. Con Louis Van Gaal al frente del banquillo, los culés cayeron por 3-2 en el estadio de La Magdalena ante el equipo alicantino, que se iría para casa en los dieciseisavos de final.

Louis Van Gaal dirigía al equipo azulgrana cuando cayeron ante el equipo alicantino.

Louis Van Gaal dirigía al equipo azulgrana cuando cayeron ante el equipo alicantino. Archivo

En la siguiente campaña, el combinado azulgrana perdió en cuartos de final ante un Real Zaragoza que se convertiría en el campeón, pero en la edición 2004-2005, una vez más, el equipo catalán sufriría un batacazo para el recuerdo, esta vez ante la Gramenet. Con un jovencísimo Leo Messi sobre el terreno de juego, el Barcelona de Rijkaard, que llegaba como líder en Champions y en liga, sucumbía en la prórroga ante otro conjunto de la división de bronce.

Y aunque quizá no fue un tropiezo tan sonado debido a la entidad del equipo y a que se produjo en semifinales, en la temporada 2006-2007 el Barça acabó eliminado tras remontar el Getafe un 5-2 en contra. A pesar de la sorpresa, lo que verdaderamente pasaría a la historia sería la jugada magistral de Leo Messi en la que emuló a Maradona para anotar uno de los tantos que quedarían para la posteridad.

Clubes modestos, hazañas gigantes

Quizá los siguientes equipos no fueran protagonistas de grandes campanadas contra los gigantes de la competición, pero sí dejaron su huella como equipos revelación que encandilaron a gran parte de los amantes del fútbol.

Entre ellos podemos encontrar al Mirandés, que en la 2011-2012 superó a tres equipos de Primera: Villarreal, Racing y Espanyol. Con Pablo Infante como capitán, el conjunto de Miranda de Ebro puso a Anduva en el mapa futbolístico. Fue el Athletic Club, en semifinales, el que terminó con el sueño de aquel equipo, que tres meses más tarde conseguiría el ascenso a Segunda División.

Pablo Infante se convirtió en el héroe de Miranda de Ebro y lideró a los 'jabatos' en su aventura copera. Reuters

Ya como equipo más asentado en LaLiga SmartBank, el Mirandés volvió a plantarse en las semifinales del torneo eliminando a Celta, Sevilla y Villarreal. Fue otro equipo vasco, esta vez la Real Sociedad, que acabaría llevándose el trofeo a casa, la que puso el punto y final a la aventura de los castellanoleoneses.

Otro de los equipos que escribió un capítulo mágico fue el CE l’Hospitalet, que en la campaña 2001-2002 llegó hasta octavos de final tras eliminar a la Real Sociedad y al Logroñés. No obstante, el Deportivo de la Coruña, por aquel entonces uno de los grandes de Europa, se negó a jugar en el campo de hierba artificial de los catalanes y se clasificó sin necesidad de competir.

 

El Guadix, colista en su grupo de Segunda B, eliminó en 2001 al Valencia subcampeón de la Champions (6-5) y siete años más tarde el Poli Ejido hizo lo propio con otro semifinalista de la Liga de Campeones: el Villarreal (5-0).

Ya en el siglo pasado, el modesto Numancia hizo vibrar a su afición eliminando a tres Primeras: Real Sociedad, Racing y Sporting. Fue el mítico Barcelona de Cruyff el que puso fin a la aventura de los sorianos.