0 - Montijo: Fedotov, Chechu, Javi Chino, Gabri, Razvan, Calin, Julio Rodao, Samu Manchón, Matute, Gattas (Joel Salvi, min. 74), Dani Segovia. 

1 - Burgos: Alfonso Herrero, Raúl Navarro (Álvaro Rodríguez, min. 65), Zabaco, Miguel Rubio, Fran García (Matos, min. 87), Undaberrana (Mumo, min. 78), Andy, Riki, Roberto Alarcón (Ernesto, min. 78), Guillermo (Medina, min. 78), Álex Alegría.

Gol: 0-1: Riki, minuto 94.

Árbitro: Álvaro Moreno Aragón (Comité Madrileño). Amonestó a los locales Gabri y Calín; y al visitante Álvaro Rodríguez.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera eliminatoria de la Copa del Rey disputado en el estadio Emilio Macarro.

Se despide el Montijo de la Copa del Rey pero lo hace con la cabeza muy alta. No fue inferior que su rival, un Burgos de Segunda División que apuró hasta el minuto 94 para decidir la eliminatoria con un gol, un golazo, de Riki (0-1).

Salió con su once de gala el Montijo. Declaración de intenciones. En el Burgos, solo Raúl Navarro repetía respecto a los que habían jugado el sábado anterior en Málaga. El resto, caras nuevas. 

Sin complejos. Así empezó el Montijo. Con su fútbol control, le cedió la pelota al cuadro de superior categoría. Un espejismo, porque el que acabó siendo el dueño del balón en el primer tiempo fue el conjunto local, que tuvo un par de ocasiones claras. La primera en el 6, cuando un centro lateral de Razvan lo cazó Dani Segovia en el punto de penalti, aunque muy forzado, y presionado no pudo disparar con precisión. Uno minutos después fue Gabri el que lo intentó con un acrobático disparo.

La más peligrosa del primer acto fue, sin embargo, para el conjunto burgalés. Era el minuto 16 cuando el placentino Álex Alegría recortó en el área y disparo raso, poniendo a prueba a Fedotov. Volvió a avisar el Burgos a la media hora con un disparo de Riki que se marchó rozando el palo. Fue todo el bagaje del cuadro de superior categoría, que no era capaz de adaptarse al terreno de juego y se veía incapaz de superar el rigor táctico impuesto por Juan Marrero. 

La primera parte se cerró con el Montijo apretando y con Ravzan intentándolo con un lanzamiento de falta lejano. 

Aviso el Montijo nada más salir de los vestuarios, pero Gattas no llegó a impactar el balón. Y pareció despertar el Burgos, que empezó a jugar en el campo del conjunto local y a provocar faltas cerca del área. El balón parado es siempre un arma muy valiosa. En la primera falta lateral Rodao sacó el balón a córner cuando un burgalés lo tenía todo a favor. En ese saque de esquina, Guillermo puso a prueba a Fedotov, como Riki en otra falta en el 54. Eran los mejores momentos de los visitantes. 

Un disparo de Calin que se fue fuera tras pegar en un zaguero sirvió para que el Montijo saliera de la presión. El balón parado volvía a ser la clave y los locales tuvieron en el 58 un buena falta frontal que lanzó Razvan, aunque demasiado fácil para el portero del Burgos.

Entraba el partido en sus últimos 20 minutos con una ocasión de Álex Alegría, que disparó por encima de la portería. Y cuatro después era el Montijo el que la tenía con un disparo lejano de Razvan, sin duda el mejor, que pilló a todos por sorpresa y casi entra. Un defensa tocó con la puntita del pie para enviar a córner.

Eran minutos de intercambio de golpes en los que el Montijo mostraba más frescura. Así, un lanzamiento de Samu Manchón en el 83 volvió a poner el «¡uy!» en la grada, muy animosa durante todo el encuentro. 

Y cuando todos pensaban ya en la prórroga, un latigazo de Riki en el minuto 94 acabó con los sueños de un dignísimo Montijo.