0 - Mérida: Javi Montoya, Felipe Alfonso (Emilio Cubo, min.83), Bonaque, Nacho González, Álvaro Ramón, David Rocha, Marckus, Guille Perero, Carmelo (Johan Montes, min.71), Gaspar (Lolo Plá, min.58) y Aitor Pons.

1 - Cacereño: Bernabé, Espinosa, Marvin, Carlos Daniel, Gayoso (Aguado, min.60), Kamal, Bermu, Yael (José Martínez, min.79), Teto (Luis Hernáiz, min. 67), José Ramón y Carlos Fernández (Solano, min.46).

Gol: 0-1: minuto 29, Bermu.

Árbitro: García Padilla. Madrileño. Amonestó a los locales Felipe Alfonso y Álvaro Ramón, y al visitante Kamal. Expulsó con doble amarilla a los locales Emilio Cubo, en el minuto 91, y Nacho González, en el 93.

Incidencias: Estadio Romano José Fouto. 2.270 espectadores.

Parece que cada vez es más fácil llevarse la victoria del Romano. Al Cacereño le bastó con acertar en la que tuvo, ser un equipo ordenado y, cuando se veía sobrepasado, Bernabé se encargó de sostener a los suyos deteniendo una pena máxima (0-1). No hizo falta ver una versión excelsa del equipo de Julio Cobos, que llegaba con el cansancio acumulado del partido copero del miércoles, para doblegar a un Mérida que muestra síntomas de preocupación.

La llegada de Javier Álvarez de los Mozos no se ha visto reflejada en el juego del equipo, que en muchas ocasiones no sabía muy bien lo que tenía que hacer. Si acaso en el arranque del encuentro fue un equipo más presionante, pero se fue diluyendo paulatinamente. Mención aparte merece la imagen bochornosa con las dos autoexpulsiones de Emilio Cubo y Nacho González.

En el plano local, la sorpresa llegaba con la titularidad de Marckus en el centro del campo para acompañar a David Rocha, mientras que Gaspar adelantaba su posición, por lo que el sacrificado sería Lolo Plá. En los visitantes hubo rotaciones después de la derrota frente a la Ponferradina para tener al equipo lo más fresco posible.

Los jugadores del Cacereño celebran el gol de Bermu. Javier Vaz

Parecía que el Mérida quería empezar el choque apretando arriba y tuvo el primer disparo peligroso a los cuatro minutos, por mediación de Gaspar, al que respondió Bernabé. Conforme pasaban los minutos, el Cacereño se fue estirando, aunque sin que ninguno de los dos equipos generara peligro real en ambas áreas. Todo ocurría en el centro del campo y un mal pase de Gaspar fue aprovechado por Teto para lanzar una transición asociándose con José Ramón. La triangulación entre ambos terminó con un pase a la frontal para Bermu que, desde la media luna, hizo un pase a la red muy escorado a la cepa del palo derecho de Javi Montoya poniendo el gol de los suyos (0-1).

Cambios tras el descanso

En el descanso, Cobos quiso refrescar su ataque dejando en el vestuario a Carlos Fernández dando entrada a Solano. Visitante fue el primer remate peligroso del segundo acto, en un empalme tal como le venía de Gayoso en un córner que salió desviado, en una jugada ensayada. La respuesta emeritense llegó en el mejor futbolista local, Carmelo, quien trajo por la calle de la amargura a Espinosa los 71 minutos que estuvo en el campo, hasta que De Los Mozos, incomprensiblemente lo retiró para dar entrada a Johan Montes para tranquilidad del lateral cacereño. El propio Carmelo hizo emplearse a Bernabé con un disparo lejano en el 55.

Al Cacereño le bastaba el orden para no pasar apuros, mientras que el Mérida le faltaban ideas. Además de Carmelo, la otra buena noticia para los locales fue que el debutante Marckus estuvo muy correcto durante el choque, sobre todo en funciones de contención. 

Dos penaltis fallados

Los emeritenses tuvieron la oportunidad del empate desde el punto de penalti a falta de quince minutos. El árbitro interpretó punible unas manos de Carlos Daniel dentro del área. Lolo Plá, que ya había salido por Gaspar, tomó la responsabilidad, pero de nuevo el cancerbero cacereño se lució para despejar el disparo, el rechace le cayó a Álvaro Ramón pero su disparo pegó en el larguero. La duda es si la pelota botó dentro de la portería. Segunda pena máxima marrada por el delantero emeritense tras el que falló, también en el Romano, frente al Coria.

Acción del Mérida-Cacereño. Javier Vaz

El fallo afectó a los romanos y dio alas a los cacereños que en el tramo final del choque, el Mérida no pudiera tener un arreón final en busca del empate, de hecho, sería Luis Hernáiz, también desde los once metros el que tuvo la oportunidad de poner el segundo, pero esta vez fue Javi Montoya el que le dio la última esperanza a su equipo a falta de un minuto. Pero el Mérida ya estaba desquiciado después de que Emilio Cubo, que llevaba ocho minutos en el campo, viera una primera amarilla su primera acción, y la segunda en la del penalti, en una jugada en la que el balón centrado desde la derecha, ya le había superado y soltó un manotazo a un rival. El esperpento no acabaría aquí, pues Nacho González, que ya vio una amarilla por un desplazamiento de balón innecesario, que le hacía perderse el próximo partido, hizo una entrada dura e innecesaria a Solano por la que vio la segunda amarilla ya en el descuento, por lo que, además de perderse el encuentro del domingo frente al Villanovense, volverá con cuatro amarillas en el haber.

Al final, el Cacereño que se asienta en la zona feliz de la tabla, mientras que el Mérida cosecha su tercera derrota consecutiva siendo en esta ocasión, en la que peor imagen ha dado. A De los Mozos le queda un largo trabajo por delante para levantar a un equipo diezmado y sin ideas.

JAVIER ÁLVAREZ DE LOS MOZOS: "HE VISTO COSAS QUE ME HAN GUSTADO"

El entrenador del Mérida, Javier Álvarez de los Mozos, realizaba una valoración «negativa» del encuentro «por el resultado, pero he visto cosas que me han gustado. La predisposición de los jugadores ha sido total». Para De los Mozos el fallo del penalti «nos ha afectado». Explicó que «hasta su penalti, el Cacereño solo había tirado una vez puerta y nosotros habíamos tenido alguna que otra ocasión». A pesar de la derrota, el técnico quiso destacar que en «mis últimas experiencias, en Aranda perdí el primer partido y luego ganamos los quince siguientes, y en Villanueva perdí el primero y luego ganamos nueve seguidos hasta el confinamiento. Vamos a rehacernos y estoy convencido de que vamos a hacer una buena segunda vuelta». De Cubo y Nacho y sus expulsiones, el preparador aseveraba que «ahora hablaré con ellos, estaban llorando literalmente, saben que se han equivocado».


JULIO COBOS: : “LA VICTORIA ES MUY IMPORTANTE TRAS LA DERROTA FRENTE AL VILLANOVENSE"

El técnico del Cacereño, Julio Cobos, describía al partido como «muy intenso. Veníamos de dos derrotas y queríamos resarcirnos. Hemos sabido aprovechar nuestro momento. En el segundo tiempo nos han dominado, pero nos sentíamos cómodos». Con respecto a la forma de jugar, el preparador del conjunto verde reconocía que «el campo estaba complicado, era difícil tener el balón, cuando lo hemos tenido ha sido en el gol. Hemos buscado el ataque por bandas». La diferencia con el último es que «el otro día no estuvimos al nivel, pero hoy sí hemos estado y sabíamos lo que teníamos que hacer», contaba el entrenador en referencia a la derrota ante el Villanovense en el Príncipe Felipe, un resultado que dolió mucho en el conjunto verde. Por último, explicaba que el cambio en el descanso de Carlos Fernández por Solano «ha sido por lesión» del primero.