El tenista serbio Novak Djokovic recibió una exención médica para entrar en Australia después de haberse contagiado de covid-19 el pasado diciembre, según señalaron este sábado su abogados a través de un documento judicial.

"La fecha de la primera prueba PCR positiva de covid se registró el 16 de diciembre de 2021", señala el documento citado por los medios australianos.

Djokovic, que se encuentra aislado en un hotel de Melbourne a la espera de que un tribunal decida este lunes sobre su deportación, llegó la noche del miércoles a Australia con una exención médica que le permitía defender su título en el Abierto de Australia sin estar vacunado.

Seguidores de Djokovic bailan y cantan para reclamar la "libertad" del tenista en Australia Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: Reuters

“El Sr. Djokovic había recibido, el 30 de diciembre de 2021, una carta del director médico de Tenis Australia que registraba que se le había proporcionado una 'exención médica de la vacunación de covid' porque se había recuperado recientemente de covid”, señala el documento judicial. Los abogados apuntan a que “en ese momento habían pasado 14 días de la prueba de PCR positiva y que el tenista "no había tenido fiebre ni síntomas respiratorios de covid-19" en las 72 horas previas.

El equipo legal de Djokovic recurrió el pasado jueves la decisión de las autoridades de revocar su visado al llegar a Australia y el Tribunal del Circuito Federal celebrará una vista el próximo lunes para decidir si el número uno del mundo es deportado.

La llegada a Australia del tenista serbio, que nunca ha querido desvelar si estaba vacunado, causó una ola de indignación en el país oceánico que exige a los viajeros tener la pauta completa de la vacuna contra la covid-19 o una exención médica válida para entrar al país.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, aseguró tras la revocación del visado que "no hay casos especiales. Las reglas son las reglas".

La vacuna es obligatoria para entrar en Australia, pero hay exenciones temporales para las personas que tienen "una condición médica grave", que no pueden ser vacunadas por haber contraído la covid-19 en los seis meses anteriores o han tenido reacción adversa al fármaco, entre otras razones.