Sebas Gil es una de las voces autorizadas del vestuario del Deportivo Don Benito. El portero de La Zarza es ya uno de los cancerberos con una mayor trayectoria en el club rojiblanco, siendo esta su sexta temporada en la nave calabazona. No en vano es también uno de los capitanes del equipo y por eso hay pocos mejor que él para explicar los motivos de tanto vaivén futbolístico durante la primera vuelta del campeonato por parte de su equipo. «El balance de la primera parte de la temporada no es muy bueno», confiesa Sebas Gil después de que el Don Benito haya concluido las primeras 17 jornadas ligueras en novena posición tras dos victorias consecutivas, la última el pasado fin de semana en Canarias ante el San Fernando (1-3). «Después de este triunfo mantenemos las buenas sensaciones y vamos a más», apunta el guardameta rojiblanco sobre el último partido de los suyos. 

Y es que desde la llegada de Roberto Aguirre al banquillo del Don Benito los partidos se cuentan por victorias. Ante el Tamaraceite en casa para despedir el 2021 y ante el propio San Fernando para abrir un 2022 que se presenta ilusionante. Sí, para el equipo dombenitense queda ya atrás una tortuosa primera mitad de campeonato y ahora prefieren centrarse en intentar escalar posiciones en la tabla con pies de plomo y paso firme. Pero Sebas Gil tampoco esconde que «no renunciamos a nada», aunque eso sí, «primero tenemos que conseguir la permanencia». Para Gil, su equipo merece «estar más arriba», aunque también cree que no han encontrado la regularidad necesaria para poder dar ese impulso necesario y definitivo para luchar por los puestos altos. Lo que sí está claro es que el Don Benito parece decidido a recorrer de una vez por todas el camino que les lleve a vivir esas grandes tardes tan añoradas por parte de la parroquia calabazona.

Parón obligado 

Pero para ello habrá que seguir esperando todavía algunas semanas más. El conjunto dombenitense no jugará en su feudo hasta el próximo 30 de enero, cuando reciban al Antequera. Una semana antes viajarán hasta La Palma para enfrentarse al Mensajero. 

Precisamente, sobre el parón competitivo de varias semanas, Sebas Gil prefiere verle el lado positivo, ya que podrán recuperar a algunos de los jugadores lesionados. «Hemos tenido que tirar de jugadores del juvenil en los últimos partidos, así que nos vendrá bien parar unos días», concluye el portero.