Recupera este miércoles el Cáceres Patrimonio de la Humanidad el primero de sus dos partidos aplazados y le toca visitar al Almansa (21.00 horas), ante el que busca la que sería su quinta victoria consecutiva. A la cita llegan los verdinegros con apenas un par de días de entrenamientos tras el triunfo del viernes, con la euforia por las nubes tras ganar ese partido ante el Valladolid y con Ben Mbala y Manu Rodríguez metidos de nuevo en la dinámica del equipo después superar el covid. En el apartado negativo, la seria duda de Jaume Lobo, al que un esguince en el hombro le hace estar más fuera que dentro para el encuentro en tierras castellano manchegas. «En estos momentos diría que está complicado», se resignaba Roberto Blanco este martes en la previa.

Casi un mes sin competir lleva el Almansa, que jugó su último partido el 21 de diciembre. Para Blanco esta circunstancia es «un arma de doble filo», ya que puede hacer entrar a los jugadores con un extra de motivación capaz de contrarrestar la falta de ritmo competitivo. Sabe bien de lo que habla, pues su equipo vivió una situación similar el pasado viernes. 

Por todo esto, el técnico placentino espera un Almansa «aguerrido», que cuenta con jugadores con experiencia en la categoría. Y destaca a Polanco, uno de los máximos anotadores de la liga («tiene mucho talento para generar sus propios puntos y es una pieza a la que hay que intentar parar»); al base David Santana, «al que ya nos hemos enfrentado y con experiencia en la ACB»; y Joan Carles Bivia, «un grandísimo jugador del que hemos estado pendientes en más de una ocasión para intentar traerlo», contaba Blanco, que destaca las cualidades atléticas del resto de la plantilla del Almansa, entre los que figura un ex del Cáceres, Robertas Grabauskas. 

Termómetro

Ocho victorias y seis derrotas es el balance del Cáceres a falta de tres partidos para cerrar la primera vuelta: el de este miércoles ante el Almansa; el del domingo contra el Granada, cuando oficialmente se cierra la primera parte de la temporada; y el duelo ante el Palma, también aplazado en su día y que se recuperará previsiblemente el segundo fin de semana de febrero. Está quinto el conjunto cacereño en una clasificación con muchos partidos pendientes por covid. Por este motivo, Blanco ve en este duelo ante el Almansa un punto de inflexión. «Este es un partido para ver qué ambición tenemos, para ver hasta dónde queremos llegar. Es un reto muy importante para seguir creciendo como equipo».

Alargar este buen momento que ni el covid ha cortado es el objetivo del Cáceres, que en Almansa tiene el primero de los dos compromisos de la semana, un ajustado calendario por culpa de los aplazamientos. No es el mejor de los escenarios, reconoce Roberto Blanco, aunque lo asume con su habitual optimismo. Además de la serie duda de Jaume Lobo, Carlos Toledo llega tocado tras algunos golpes del duelo ante el Valladolid, aunque su participación no se cuestiona. Como tampoco la de Ben Mbala y Manu Rodríguez, que se incorporaron el domingo y el lunes, respectivamente, tras pasar el covid la semana pasada. Son las dos altas de un Cáceres que ya rindió a un nivel excepcional el pasado viernes y que ahora tiene la papeleta de replicar ese estado ante un Almansa que es una incógnita.

Campaña de abonos para la segunda vuelta

EL CLUB CONVOCA A LOS ‘REZAGADOS’

20 euros para el público infantil (entre 4 y 15 años), 60 para los jóvenes (16 a 25) y los mayores de 65 años y 90 euros el general. Esos son los precios de los abonos del Cáceres Patrimonio de la Humanidad para la segunda parte de la temporada en la LEB Oro, que en el Multiusos arranca el miércoles 2 de febrero ante el Gipuzkoa. Son nueve partidos (Palencia, Oviedo, Melilla, Alicante, Prat, Almansa, Palma y Granada, además del conjunto de San Sebastián) para los que el club verdinegro pide un apoyo extra de la afición. «El equipo ha demostrado que vale, que tiene garra, calidad», decía este martes el presidente de la entidad, José Manuel Sánchez. «Esta segunda vuelta va a ser ilusionante, es dónde se deciden todas las cosas y queremos dar la oportunidad a todos para que se suban al barco y disfruten del esfuerzo, el trabajo y el espectáculo del equipo».

«Para nosotros es fundamental contar en casa con el apoyo de la gente», explicaba el capitán Jorge Sanz en nombre de toda la plantilla. «Se nota cuando nos falta el público», añadía Duje Dukan, «gracias a la afición nuestro esfuerzo es mayor». También se sumaba al llamamiento a los seguidores el técnico Roberto Blanco: «La gente nunca se va indiferente de nuestro pabellón, nunca hay partidos aburridos... el equipo se lo merece, el club se lo merece».

Los abonos para la segunda parte de la temporada ya están a la venta en las oficinas del club, en la calle Oaxaca, 4. 

«Merece la pena verlos en directo», reiteraba el presidente del club, que recordaba las garantías anticovid del pabellón Multiusos, asegurando que ha sido el miedo el que ha restado público a los partidos del Cáceres durante la primer parte de la temporada. 

En cuanto a las aspiraciones del club, tanto el presidente como el capitán de la plantilla reiteraban que el objetivo sigue siendo la permanencia, aunque Jorge Sanz destacaba la ambición de todos. «No nos vamos a poner techo, será la competición la que nos diga dónde vamos a llegar». De momento, impera el cholismo. Es decir, el partido a partido.