80 - Covirán Granada: Thomas Bropleh (11), Mamadou Niang (6), Germán Martínez (2), Lluis Costa (25), David Iriarte (7) -cinco inicial- Edu Gatell (0), Christian Díaz (4), Pere Tomas (13), James Ellison (12), Jacobo Díaz (0).

86 - Cáceres Patrimonio de la Humanidad: Ben Mbala (0), Devin Schmidt (17), Jorge Sanz (9), Duje Dukan (21), Romaric Belemene (7) -cinco inicial- Mateo Díaz (11), Manu Rodríguez (13), Jaume Lobo (2), Julen Olaizola (2), Carlos Toledo (4).

Marcador por cuartos: 24-14, 49-33 (descanso), 64-58 y 80-86 (final)

Árbitros: Langa de Martín, Marqueta Gracia y Ortiz Jaén. Eliminado: Bropleh (min. 39). Descalificados: Devin Schmidt (min. 35) y el técnico local Pablo Pin (min. 40).

Incidencias: Decimoséptima jornada de la LEB Oro. 2.500 espectadores en el Palacio de los Deportes de Granada.

Cuando todo parecía perdido, tras irse al descanso con 16 puntos de desventaja y teniendo en frente al todopoderoso líder, que acumulaba cinco victorias consecutivas, el Cáceres Patrimonio de la Humanidad sorprendió a propios y extraños en una segunda parte magistral en la que anotó 53 puntos para darle la vuelta al marcador y hacerse con el triunfo en la pista del Covirán Granada, que llegaba como líder (80-86). Una victoria que permite a los de Roberto Blanco sacarse la espina, y de qué manera, de la última derrota sufrida ante el Almansa.

Las cosas no pudieron comenzar peor para los extremeños. Cáceres no se sentía cómodo en la pista, acusaba la presión del rival y cometía demasiados errores en sus lanzamientos, tantos que pronto vio cómo su rival se escapaba en el luminoso (7-2, minuto 2). Sanz y Belemene le daban algo de aire a los suyos, pero tras otros tres lanzamientos fallados, bien aprovechados por Covirán Granada para salir al contragolpe, la ventaja local se iba hasta los 11 puntos (minuto 4), obligando al técnico de los cacereños a pedir tiempo muerto.

Los visitantes trataron de reaccionar con un cambio de defensa que, al menos, consiguió que Covirán Granada no se sintiese tan cómodo en la pista. Ahora los andaluces tenían mas problemas para correr a sus anchas y les costaba mas encarar el aro contrario. Además, Cáceres trataba de jugar con mas calma y buscaba asegurar su lanzamientos. Con todo, los de Roberto Blanco dieron un tímido paso adelante y, al menos, consiguieron evitar que las distancias siguiesen aumentando de manera exponencial, aunque apenas conseguía reducirla antes del final del primer cuarto (24-14).

El inicio del segundo cuarto resultó mucho mas prometedor. Un triple de Díaz y una canasta de Sanz, tras una pérdida de balón local, significaban un parcial de 0-5 para los extremeños, que se acercaban (24-19). Pero entonces apareció Ellisor y Cáceres Patrimonio de la Humanidad se vio incapaz de frenar al veterano estadounidense, que anotaba 10 puntos consecutivos y volvía a disparar a los suyos pese a todos los esfuerzos de los visitantes (34-25, minuto 14). A partir de ahí los extremeños volvían a desaparecer. Covirán Granada recuperaba el control del partido, secaba de nuevo el ataque de los visitantes y, a base de tiros libres y un triple de Tomas, elevaba su ventaja hasta los 15 puntos todavía a 4´30 para el descanso (42-27). Lo intentó todo el equipo extremeño para tratar de reducir diferencias, pero aunque una vez mas conseguía frenar la escapada de los locales, seguía teniendo muchos problemas para encarar el aro contrario y la segunda mitad del cuarto se saldaba con un corto parcial de 7-6 que dejaba a Covirán con 16 puntos de renta (49-33).

La gran reacción

Nada hacía presagiar que Cáceres pudiese cambiar por completo la dinámica del partido. Pero lo cierto es que lo consiguió. Una asfixiante defensa mixta puso en serios apuros al ataque de los granadinos, que en los primeros cinco minutos del tercer cuarto apenas fueron capaces de anotar 3 puntos. Mientras, esta vez sí, Cáceres supo cerrar bien el rebote defensivo, salir al contragolpe y asegurar sus lanzamientos para recortar distancias. Con Rodríguez y Díaz muy acertados y mucha fe en su juego, los de Blanco se colocaban a 9 puntos y volvían a soñar (52-43).

Los locales trataban de resucitar y lo hacían a base de tiros libres y lanzamientos triples (61-47, a 2´47), pero el equipo extremeño se había sacudido las telarañas y no estaba dispuesto a dejarse llevar. Cáceres mantuvo la presión en la zona y no se dejó llevar por la precipitación. Los visitantes afrontaban sus ataques con calma, tratando de asegurar sus lanzamientos, y conseguían entrar en el cuarto decisivo con solo seis puntos de desventaja (64-58).

La tensión era mas que patente en la pista. Los dos equipos trataban, sobre todo, de no dejar hacer al rival y las defensas rayaban una y otra vez la legalidad. Los tiros libres se sucedían, dos para los locales (66-58), y 5 para los cacereños, que junto a un triple de Schmidt y una canasta de Toledo, permitía a los visitantes colocarse por delante en el luminoso por primera vez en el partido (66-68, minuto 33).

El partido empezaba de nuevo y lo hacía con un Covirán Granada muy tocado ante un Cáceres Patrimonio de la Humanidad en crecimiento y con la moral por las nubes. Los extremeños continuaron apretando en defensa y mantuvieron la calma y el parcial a su favor se prolongaba hasta colocar el 66-75 en el marcador mediado el cuarto.

El equipo festeja la victoria en los vestuarios. @CarlosToledo94

Lo más difícil estaba hecho, pero el choque se les volvió a complicar a los verdinegros cómo en un momento Schmidt era descalificado por añadir una técnica a la falta antideportiva que había cometido anteriormente. El conjunto nazarí lo aprovechó para encadenar un parcial de 9-0 que igualó el choque a falta de apenas tres minutos (75-75).

Sin embargo, el Cáceres volvió a reaccionar, defendiendo con orden y no precipitándose en sus decisiones, con un especial acierto desde la línea de tiros libres. Sorpresón para los de Blanco, que mantuvieron a raya al líder para sumar un triunfo de esos que parece que valen doble.