Fútbol. Segunda RFEF

El Don Benito manda en la nueva ciudad

Los rojiblancos se imponen al Villanovense con un gol de penalti de Carlos López en el tiempo añadido (1-0)

Adri Turmo intenta regatear a Samu Hurtado, del Villanovense.

Adri Turmo intenta regatear a Samu Hurtado, del Villanovense. / Noelia Gallego

1 - Don Benito: Sebas Gil, Trinidad, Gonzalo, Carlos Garrido, Álex Herrera (Guijarro, min. 90), Santana (Manu Miquel, min. 75), Carlos López, Raly Cabral (Dani Martínez, min. 75), Turmo, Abraham (Essomba, min. 84), David Agudo.

0 - Villanovense: De la Calzada, Samu Hurtado, Moi, Adri Escudero, Tapia, Pajuelo (Hinojosa, min. 81), Clausí (Sillero, min. 81), Lolo Garrido, Isra Cano (Roger, min. 62), Viñuela (Óscar, min. 81), Seth (Oussama, min. 90). 

Goles: 1-0 Carlos López (min. 95).

Árbitro: Rodríguez Recio (Madrid). Amonestó a los locales Herrera, Carlos López, Santana y David Agudo y a los visitantes Tapia, Escudero, Moi, Hinojosa, Clausí, Isra y Seth. Expulsó a Agudo y a Tapia. 

Incidencias: Vicente Sanz. 2.500 aficionados.

El Deportivo Don Benito manda en la nueva ciudad. Sí, lo rojiblancos se llevaron el primer derbi local de la historia ante el Villanovense (1-0) después de la consulta popular celebrada hace apenas una semana y por la que ambas localidades decidieron unirse en una sola ciudad. Todo ello después de que Carlos López, de penalti, diera la victoria a los suyos en un final de partido tan apoteósico como impredecible. Eso sí, si este encuentro se mantiene vivo en el imaginario colectivo de las aficiones de uno y otro equipo será por el desenlace, porque en lo que a fútbol se refiere ambos equipos suspendieron con creces. Durante 90 minutos los 2.500 aficionados que se dieron cita en el Vicente Sanz vieron a dos equipos muy intensos, pero con escasa capacidad para generar peligro. Solo la tensión propia de los derbis evitó que los bostezos se expandieran entre el respetable, sobre todo en la primera mitad. 

Ya desde los prolegómenos del partido se respiraba ambiente de día importante, más aún teniendo en cuenta la necesidad de victoria de uno y otro equipo. Quizás fuese ese miedo a perder lo que hizo que la primera parte estuviera muy igualada, tanto en defensa como en ataque. Aún así fue el Villanovense el que avisó primero con una llegada de Viñuela que intimidó a un Don Benito con las ideas muy claras: evitar riesgos innecesarios en defensa y ser certeros en ataque. Los serones, también muy bien plantados sobre el terreno de juego, expusieron su sobriedad defensiva ante uno de los equipos más goleadores del campeonato. Tanto es así que el Dépor no remató entre los tres palos hasta sobrepasada la media hora de juego, cuando Abraham mandó a las manos de Ángel de la Calzada un balón desde media distancia. Seth Vega, instantes después, hizo lo propio con un golpeo que se marchó fuera sin peligro. 

Misma dinámica

La segunda parte, lejos de cambiar, se mantuvo casi sin cambios en lo que a idea de juego se refiere y solo el cansancio que comenzaba a aparecer en los dos equipos podía decantar la balanza a favor de uno u otro. Raly y Turmo, con sendas llegadas, probaron fortuna con varios golpeos que no obtuvieron premio. Luego fue Clausí el que sirvió un centro majestuoso a Seth, que no llegó por muy poco. Se sucedían las llegadas de Don Benito y Villanovense, que sin embargo no llegaban a materializar en ocasiones claras de gol en mitad de un juego muy trabado y mermado por la excesiva facilidad del árbitro para amonestar a los jugadores. Tanto es así que en una de esas expulsó a Agudo por doble amarilla a falta de menos de un cuarto de hora. Fue ahí cuando el Villanovense decidió ir claramente a por el partido metiendo doble punta, aunque el tiro le salió por la culata a Juanma Pavón. Apenas unos minutos después era Tapia el que veía la roja directa por una acción peligrosa a juicio del árbitro. Ante ese escenario, ambos equipos podrían haber optado por firmar tablas gestionando el resto de los minutos. Sin embargo, fue ahí, en el tiempo de descuento, cuando el partido se rompió hasta que la balanza acabó del lado rojiblanco. 

Tras una acción de peligro del Villanovense que no supieron materializar Óscar Muñoz y Sillero, llegó la contra del conjunto dombenitense. Adri Turmo, tras recibir el balón en banda izquierda, se internó en el área, donde fue arrollado por Ángel de la Calzada. Penalti de manual que Carlos López no falló en el último minuto para delirio de la parroquia rojiblanca, que volvió a disfrutar del sabor de una victoria en casa ante el eterno rival varios años después. 

Con este resultado el Villanovense se descuelga levemente de la lucha por los puestos de fase de ascenso antes de recibir al San Fernando el próximo domingo. El Don Benito, en cambio, visita al Mérida en el Romano José Fouto después de coger aire para alejarse del descenso en el tramo final de la temporada.

Aguirre se va «aliviado» y Pavón lo hace «fastidiado»

Roberto Aguirre, técnico del Don Benito, analizó el resultado cosechado por su equipo en el derbi ante el eterno rival, el Villanovense. «Ganar en el último instante es una alegría tremenda, sobre todo después de que el partido se nos pusiera cuesta arriba por la expulsión de Agudo», dijo el técnico. Y supone una alegría porque era una victoria «muy necesaria», dijo, a lo que añadió que el fútbol le «debía» algo así al Don Benito. El ovetense remarcó que el planteamiento fue el mismo de todos los partidos, pero con el matiz de ser un derbi. No obstante, tenían bien estudiado al Villanovense, algo que se acabó notando sobre el terreno de juego. «Tuvimos dificultad para hacerles daño», expresó Aguirre. Si bien, subrayó también que su equipo «no sufrió en exceso» a nivel defensivo, algo que puso en valor. 

Su homólogo en el Villanovense, Juanma Pavón, compartió el análisis de haber visto un partido «muy igualado» que se acabó resolviendo por «un detalle». En ese sentido, no escondió irse «fastidiado» por el resultado y que su equipo se sintió «atenazado» por momentos a la hora de desplegar su fútbol. «No hemos interpretado bien el juego a la hora de tener el balón», expuso. Asimismo, considera que «en el fútbol la justicia no existe» y que deben «asumir» la derrota para «corregir» errores. Sobre los errores arbitrales, Pavón considera que los hubo, aunque no cree que los suyos perdieran por culpa de la actuación arbitral. «Ha sido un partido feo porque han habido muchas faltas».