Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda RFEF

Al Montijo le sale otra vez la sonrisa

El conjunto de Juan Marrero bate a un dócil Villanovense (2-1) y regresa así a zona de ‘playoff’ en detrimento de los serones

Una acción del duelo en el Emilio Macarro entre el Montijo y el Villanovense. CF VILLANOVENSE

2 - Montijo: Izán, Chechu (Richard, min. 53), Gabri, Javi Chino, Razvan; Rodao, Calin; José Ángel, Barragán (Matute, min. 63); Joel y Dani Segovia. 

1 - Villanovense: De la Calzada; Cortijo, Javi Sánchez (Tapia, min. 76), Escudero, Moi, Oussama (Viñuela, min. 60); Clausí (Rivera, min. 81), Pajuelo (Isra Cano, min. 60), Roger (Lolo Garrido, min. 73); Seth y Sillero. 

Goles: 1-0, min. 37: Razvan. 1-1, min. 42: Sillero. 2-1, min. 48: Razvan.

Árbitro: Expósito Jaramillo (Colegio Andaluz). Por el Montijo amarillas a José Ángel, Dani Segovia, Razvan y Calin. Por el Villanovense amarillas a Javi Sánchez, Escudero, Oussama, Pajuelo y Seth.

Incidencias: Emilio Macarro. 750 espectadores. 

Reza un dicho que no hay mal que cien años dure y a la sexta fue la vencida. Con el triunfo de este domingo (2-1), el Montijo quiebra su mala dinámica y logra un triunfo que vale su peso en oro cara a seguir soñando con jugar la fase de ascenso a Primera RFEF, superando así a un conformista y defensivo Villanovense que ahora se coloca a rueda del once de Juan Marrero en la sexta plaza.

Volvieron a la titularidad del conjunto local Izan, Dani Segovia José Ángel ante un Villanovense que plantó cemento en la tapia con una defensa de cinco. La primera noticia, pura y triste anécdota, a los tres minutos en un fax de Barragán por la diestra que obligó a meter las espuelas a Escudero para alejar posibles males. Avanzaba el duelo en un tono sórdido que derivaba a la ordinariez balompédica, sin una mísera jugada, internada y cercenados todos los intentos de creación.

Una mano involuntaria de Pajuelo dentro de la cal era protestada pero caso omiso arbitral. Segovia, a los diez minutos, emergió con la testa enviando al cielo el cuero y poco, muy poco que llevarse a los ojos. Los serones no encontraban su acomodo en el césped y se protestaba un acoso y derribo de Joel (min. 17). 

El primer aviso digno visitante lo firmó Roger en un lejano obús desde 20 metros que tocó las nubes (minuto 18) seguido de una buena contra de Clausí que pateó Chechu a córner. Con más músculo que juego el reloj siguió su curso y Razvan se perfilaba en el banderín diestro. El balón tomaba atmósfera, tocaba tenuemente el arquero y en el mar de dudas el cuero se colaba dentro de la portería para llevar el delirio a la grada a ocho del gong intermedio. Poco le duró la alegría a la barca rojinegra, ya que una contra bien armada por los villanos dio a Seth la llave y pase milimétrico para que capturase el cuero y peinase letal Sillero el cuero a la red, tres minutos antes del descanso (1-1).

Sentencia a balón parado

De la caseta saltó un Montijo muy concentrado y tras un par de merodeos en área villana, fue a balón parado como se cocinase el plato principal que se le indigestó, y de qué, forma al cuadro villano. El lateral rumano Razvan se frotaba los borceguíes a cuatro metros de la frontal del área grande. Aplicaba vatios, colocación y su zurdazo, letal de necesidad, agujereó la red del meta visitante (2-1, min. 53). Se desató la locura y la algarabía en el estadio de las Vegas Bajas.

Alegría en el vestuario del Montijo.

Al técnico del Villanovense, Josep Visnjic, no le quedó otra que realizar una doble permuta para que el conato de incendio y de derrota futura no fuese una triste e inevitable realidad. Concursaban Viñuela y Cano y la tapia de cinco reducía a cuatro sus figuras. Juan Barragán, que se dejó este domingo algo más que los pulmones, decía entre vitores adiós al verde y entraba Matute. Seguía el preparador local con su 4-4-2 con Joel y Segovia como faros y el Villanovense continuaba sin luces y dándose de bruces ante una zaga y medular montijana que dejó jugar lo justo e imprescindible. El tiempo volaba y entraba Rivera en los verdes, que la tuvo en un remate (min. 83) casi cayéndose que provocó una elevación de los biorritmos del meta Izan y graderío. 

Las interrupciones, las trifulcas y conatos táctiles provocaron que no se jugase prácticamente y que pese a la eterna (cinco minutos) prolongación impuesta por el juez de la contienda, sonase la música tras un remate de Chino y que los tres puntos y el quinto puesto en la tabla luzca a falta de tres jornadas en favor del Montijo, que apea de esa posición al Villanovense.

Compartir el artículo

stats