Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda RFEF

El Cacereño gana entre la rareza

El equipo verde vence al Panadería Pulido (4-2) en un duelo irregular y con la preocupación de las lesiones de Espinosa y Kamal

Jugadores del Cacereño agradecen el apoyo al final. CarlaGraw

4-Cacereño: Bernabé, Raúl Espinosa (Marvin, miin. 77) Rubén Sánchez, Carlos Daniel, Gayoso, Yael, Bermu, Javi López (min, 57, Didier), Colau (min. 78, Solano), Jorge Barba (min.57, José Ramón) y Carlos Fernández (Miguel Ángel Nieto, min. 85).

2-Panadería Pulido: Alex Guanche, Rubén Silva (min. 46, Juanma), Samu (min. 46, Oliver), Daniel Godoy, Romero, Braulio López (min. 64, Adrián Baroa), Felipe Quintero (min. 64, Rayco) Javi Martínez (min. 46, Ismael Pérez) y Uday.

Goles: 1-0-Min. 9:Yael. 1-1-Min. 19:Pitu Viera. 2-1-Min. 26: Carlos Fernández. 3-1-Min. 43: Jorge Barba. 4-1-Min. 52:Carlos Fernández. 4.2-Min. 54:Raúl Sosa.

Árbitro: Roberto Jiménez Olano (Riojano). Tajetas a los locales Bermu y Yael y al visitante Juanma.

Incidencias: 1.819 espectadores en partido de la trigesimotercera jornada del grupo V de Segunda RFEF. Homenaje al Cacereño Fermenino, que consiguió plaza en Primera RFEF para la próxima temporada. También recibieron su tributo en el descanso los equipos de la cantera verde.

El Cacereño despachó al Panadería Pulido (4-2) en un encuentro de lecturas contrapuestas. Entre lo positivo, el decano extremeño dio un nuevo paso al frente --no definitivo-- para ser segundo; se recuperó a un goleador, Carlos Fernández; se estrenó un defensa, Didier, y participó un canterano, Miguel Ángel Nieto. Por el contrario, por momentos se cayó en un fútbol contemplativo; se lesionó Raúl Espinosa, un activo clave en la rotación, y se conoció que el ancla del equipo, Kamal, tiene un esguince de tobillo de consecuencias ahora desconocidas, circunstancia que infunde temor. Y todo ello, a dos semanas vista del primer partido del ‘playoff’ de ascenso a Primera RFEF y una de jugarse el segundo puesto teniendo que ir a ganar en Ceuta.

El Cacereño Femenino, posando antes del inicio. Javier Vaz / CP Cacereño

El decano cabalgó bien en un duelo nada fácil, pese a la teórica endeblez del rival. El tanto de Yael en el minuto 9 fue consecuencia de la superioridad local, desde luego palmaria, pese al equipo de circunstancias que presentaba Julio Cobos.La acción tuvo la fortuna del rebote en un defensa canario ante el tiro con la derecha y que también tenía marchamo de gol. Casi a reglón seguido, Carlos Fernández lanzó al poste una acción talentosa de Jorge Barba. Era aquello un monólogo que explicaba muy bien la diferencia de temporada entre unos y otros.

Foto de familia de la cantera al descanso. CP Cacereño

Los repetidos fueras de juego señalados al Cacereño (alguno inexistente) impidieron varios uno contra uno ante Alex Guanche. Cuando menos se esperaba, el visitante Pitu Vieira se inventó un tiro precioso que se coló en la meta verde (1-1, min. 19).

Carlos Fernández, que parecía gafado, restableció el estado de cosas con su gol tras el segundo tiro al palo de Jorge Barba, el mejor de nuevo junto a Yael.

Colau, de más a menos, tuvo el 3-1 tras un servicio tremendo de Barba antes del descanso, cuando el encuentro pasaba una fase de sopor. Fue precisamente Barba el que recibiría el premio a su talento tras pase de Carlos Fernández (3-1-Min. 43). El partido estaba aparantemente liquidado.

Una excelente jugada Yael-Espinosa y el pase posterior acabó con el segundo tanto de Carlos Fernández (4-1, min. 52). La diana del canario Raúl Sosa, a renglón seguido, le volvió a poner picante al duelo cuando ello espoleó los ataques visitantes, que flirtearon con ajustar el marcador, sin conseguirlo. Todo ello, en un escenario en el que el Cacereño caminó con dudas, pero también con certezas: sabe ganar, aun en días raros. Como extraña estuvo la afición, que agradeció muy tibiamente al equipo los 34 puntos conseguidos de 48 posibles en casa. Era el último partido en el Príncipe Felipe antes del asalto a Alicante.

Julio Cobos: «Hemos jugado un poco a arreones»


Sensación agridulce la de Julio Cobos tras la victoria ante el Panadería Pulido. Contento con el triunfo, «aunque, como siempre, se puedan poner pegas»;triste por la lesión de Raúl Espinosa. «Es lo peor del partido. Me ha dicho que ha notado algo raro, tiene dolor, vamos a ver cuándo le hagan las pruebas, pero no tiene buena pinta. Con poco que sea, a las alturas que estamos, le va a costar llegar». También habló de Kamal, ausente tras hacerse un esguince de tobillo durante la semana, en un entrenamiento. «Él solo, además. Vamos a ver la evolución que tiene».

En cuanto al partido en sí, reconoció que sus futbolistas jugaron a arreones. «Había veces que necesitábamos meter la quinta marcha y la metíamos, pero otras nos hemos relajado en exceso», contó el preparador, comprensivo con la actitud de los jugadores. «Es entendible. Hacía calor, el resultado estaba siendo bueno... la gente inconscientemente está pensando en lo que viene, que es lo mejor».

También tuvo palabras de agradecimiento Cobos para la afición («es muy importante para nosotros, lástima que el ‘playoff’ sea en Alicante y no como antes, con partidos de ida y vuelta, porque estoy seguro que el campo se volvería a llenar») y reconoció que este «ha sido un año para disfrutarlo y yo lo he disfrutado muchísimo desde la jornada uno. He tratado que también lo disfruten los jugadores, porque el fútbol no es fácil. Estos años hay que disfrutarlos y exprimirlos al máximo». JAIME J. TORBELLINO



Compartir el artículo

stats