Kiosco

El Periódico Extremadura

Nuevo deporte

El pickleball llama a la puerta

Javier Martín, profesor de Educación Física del Licenciados Reunidos de Cáceres, defiende las virtudes de una actividad en la que se mezclan tenis, tenis de mesa y bádminton

Javier Martín (derecha), con sus alumnos del colegio Licenciados de Cáceres. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Es difícil que nuevos deportes se hagan hueco en el ocio contemporáneo, pero el ejemplo del pádel demuestra que no es imposible. Quizás el próximo en aparecer en el escenario sea el pickleball, en el que hay también raquetas de por medio, aunque en este caso mezcla tenis, tenis de mesa y bádminton. Nacido en Estados Unidos, un cacereño, Javier Martín Sánchez, está intentando introducirlo en la ciudad y en su sistema educativo, ya que es profesor de Educación Física en el Licenciados Reunidos.

Si se asienta la iniciativa de difundirlo, Martín será considerado un pionero. Ha realizado un curso en Madrid en el que fue el único extremeño y ahora pretende consolidar una unidad didáctica en su colegio, defendiendo las virtudes de una actividad que considera «divertida, no muy exigente e inclusiva».

En realidad, el pickleball no es tan nuevo. Surgió en 1965 casi como un juego de jardín, pero su propia simplicidad le ha permitido extenderse moderadamente. Según datos de 2018, en Estados Unidos lo practicaban 3,3 millones de personas. Fue diseñado por el congresista Joel Pritchard, cuyo perro se llamaba «Pickles», con la ayuda de sus amigos Bill Bell, Jordania Steranka y Barney McCallum. Querían partidos entretenidos y, en cierto modo, universales.

«Es muy fácil de aprender y dinámico. Físicamente no hay que ser un portento. El número de golpes que hay en cada punto y el dinamismo que se produce en cada uno de ellos es evidente», comenta Martín, que destaca también lo sencillo que es instalar una pista, de dimensiones mucho más reducidas a las de tenis (6,10 metros de ancho por 13,41 de largo). Se instala una red que tiene entre 86 y 92 centímetros de altura. 

Además, es barato hacerse con una pala y unas pelotas de plástico perforadas. Que nadie espere el ritmo vertiginoso del pádel porque hay una zona, la más cercana a la red, en la que está prohibido volear. No solo va dirigido a niños que hasta puedan jugar con sus abuelos. hay modalidad individual y también de dobles El primer equipo que llega a 11 puntos gana. 

Partido de pickleball en Estados Unidos.

La historia en Extremadura

Era cuestión de tiempo que el pickleball cruzase el Atlántica. Se está gestionando ya la creación de una federación nacional que aglutine los pequeños núcleos que han ido surgiendo en varias comunidades autónomas, sobre todo en colegios. 

En Extremadura está llamando a la puerta a través de Javier Martín. «Los niños lo están recibiendo bien en las pruebas que hemos hecho», apunta, viendo factible que el pickleball pueda practicarse con fluidez en distintos estratos de edad. También destaca la posibilidad emergente de que lo lleven a cabo personas con discapacidad.

Compartir el artículo

stats