Kiosco

El Periódico Extremadura

Casi 30.000 kilómetros en cinco meses por un ascenso

Luismi no podrá dirigir la final ante el Ourense desde el banquillo por sanción

Luismi Álvarez, entrenador del Llerenense R.M.

No es lo habitual jugarse la final por un ascenso y que el sancionado, en lugar de ser cualquier jugador, sea el entrenador. El fútbol ha querido arrebatarle a Luismi Álvarez, técnico del Llerenense, la posibilidad de dirigir a su equipo en la gran final por el ascenso del sábado a las 21.30 horas ante el Ourense CF en Las Rozas. El fútbol y la roja que le costó tres partidos tras su calentón con el árbitro en la final que, a la postre, se llevarían los suyos ante el Moralo.

Luismi conoce bien Las Rozas y tiene claro que desde la grada también le van a escuchar:«Cómo viajamos el viernes y entrenamos en el campo, veremos cuáles son los lugares más idóneos para seguir el partido. Son cosas del fútbol». Ni Luismi ni su segundo, Dani López, que también fue expulsado aquella tarde en Almendralejo y tiene un partido de sanción. Será el histórico Mariano Hoyas, con 13 temporadas de jugador en Primera División, el que lleve la voz cantante el sábado en el banquillo del Llerenense. «Lo dejaremos en manos de Mariano. No se me ocurre un tipo con más experiencia para nosotros. Él ha jugado en Europa y en Primera. Para Mariano es un partido más», resume.

Lo cierto es que el trío de técnicos que decidió recoger el guante del Llerenense allá por Navidad está a 90 minutos de meter a la capital de la Campiña Sur por primera vez en Segunda RFEF.

Luismi, Dani y Mariano Hoyas han estado realizando 1.500 kilómetros semanales desde que cogieron al equipo a finales de diciembre. De Plasencia a Llerena hay 247 kilómetros y entrenan cuatro días a la semana. «Un día nos quedamos porque tenemos un piso allí. Sabíamos que era un reto complejo, pero cuando se acepta una cosa hay que ir a muerte hasta el final». Cerca de 30.000 kilómetros en coche en apenas cinco meses. «Espero que el domingo podamos decir que ha valido la pena».

Sobre el Ourense, Luismi avisa que es un equipo rápido y con muchas fortalezas. «Sabemos que le gustan los partidos largos. Pero al igual que nosotros, que hemos ganado la mayoría de encuentros en las segundas partes y en los últimos minutos».

Alerta Cristo

La alarma la ha protagonizado Cristo, el coleccionistas de ascenso, que tuvo una sobrecarga la semana pasada, aunque espera entrenar este miércoles con normalidad. Con Sergio Cebada como único lesionado, Luismi espera recuperar para el partido a Juanito de la Cruz, que lleva un mes fuera, pero forzará para la gran final. 

Compartir el artículo

stats