Kiosco

El Periódico Extremadura

Baloncesto. LEB Oro

Roberto Blanco, feliz en su día

El entrenador del Cáceres dice que se va a permitir "soñar despierto" ante el Lleida

Euforia en el vestuario del Cáceres el pasado sábado. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Rodeado de su cuerpo técnico, que cree clave en el éxito, Roberto Blanco, entrenador del Cáceres, era la viva imagen de la euforia justamente tras el triunfo ante el Granada (88-86) que daba pie a la clasificación de los verdinegros para los ‘playoff’ de ascenso a la ACB. «No puedo estar más feliz por estas 19 victorias, ser octavos, meternos en ‘playoff’... es una pasada», recalcó.

«Gracias a ellos por el trabajo diario, por cómo se esfuerzan, por cómo me aguantan», significó sobre todos y cada uno de los miembros del cuerpo técnico. «Gracias también al club por darnos este proyecto tan bonito e ilusionante y por mantenernos y sufrir con nosotros mucho», citando a Eduardo Pascual, director deportivo.

Sobre el encuentro en sí, dijo que «sabíamos que iba a ser muy difícil. Estamos hablando que es una de las mejores plantillas de la liga, si no la mejor», dijo sobre el Granada, que llegaba como ascendido al Multiusos. Entre otras cuestiones, consideró que en el tercer cuarto «nos ha venido algún vértigo», pero añadió que el equipo «ha sido muy duro» en los momentos clave del encuentro.

El premio ha sido, enfatizó Blanco, «muy grande, tanto individual como colectivamente, para el club y para nosotros y para el baloncesto masculino en la ciudad», valoró.

«Ha sido una explosión de felicidad absoluta. No me podía contener y ha sido increíble», apuntó, antes de dedicar el triunfo a sus sobrinos de Plasencia Alejandro y Roberto. También, dijo, «necesito acordarme» de su novia, Irene, su madre, «que estaba en la grada» y también recordó a su padre, ya fallecido, que fue quien le inculcó el baloncesto en la sangre. «Siempre está con nosotros», subrayó.

Del mismo modo, alabó a la grada. «En Cáceres hay mucha afición al baloncesto, alguna está dormida, pero nosotros estamos llamando todos los días a la puerta a ver si la despertamos», sugirió el entrenador. «Nos han empujado y han apretado cuando tenían que apretar».

«Me permito soñar despierto porque creo mucho en el trabajo», aseguró en relación a la opción del duelo ante el Lleida. «Para mí este es mi ascenso a la ACB», dijo metafóricamente para alabar el momento que estaba viviendo el equipo. 

En similares términos se pronunció el base Jorge Sanz, capitán del equipo. «El equipo ha ganado al campeón de la liga», afirmó, para desvelar que durante la semana «hemos tenido mogollón de problemas».

Compartir el artículo

stats