Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda RFEF

El proyecto 'post-Tamargo' en el Cacereño

El club verde piensa en seguir siendo competitivo la próxima temporada, liberado de la losa de los 254.000 euros que ha tenido que pagar al exdirector deportivo de unas subvenciones que no se han ingresado en la entidad. La continuidad de Julio Cobos, en el aire

Julio Cobos, en el Cacereño-Cádiz B. Su continuidad está en el aire. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

El Cacereño 2022-2023 ya está en marcha o, cuando menos, en clave de intenciones. Y lo hará, se asegura desde la entidad, en la que el dolor sigue siendo grande tras el 0-4 ante el Teruel en fase de ascenso a Primera RFEF, con «renovadas ilusiones» y sin un lastre especialmente importante a sus espaldas: la deuda contraída con José Luis Tamargo, exdirector deportivo del club, que ha cobrado íntegramente 254.000 euros procedentes de la extinción de su contrato y que tenía que asumir el club, según una sentencia judicial. Toda una losa que ya no estará presente en la gestión del decano extremeño en los últimos meses. Ya está íntegramente pagada, pero esta temporada lo ha podido condicionar todo.

La decepción de la derrota ha hecho mucho daño en el CPC , especialmente por la forma, pero desde dentro del club insisten en que ha sido una buena temporada, el próximo proyecto nacerá «limpio», y que ello seguirá repercutiendo en el crecimiento exponencial del club. 

El consejo de administración que preside Carlos Ordóñez y que completan Juan Miguel Olmeda y Antonio Fernández ha tenido un año especialmente duro en materia económica: ninguna de las subvenciones asignadas (ayuntamiento, diputación, Junta de Extremadura y Federación Española de fútbol) ha ido a parar a la entidad directamente, sino a Tamargo, fundamentalmente, y a otras causas pendientes de temporadas anteriores. En total, un montante de casi 300.000 euros, según ha contrastado este diario. 

Sin deudas 

El consejo de administración verde ha asumido personalmente los gastos de plantilla y del club en general, con todo lo que ello supone, además de la reforma del Príncipe Felipe y del día a día de la entidad. En el Cacereño aseguran que «no hay deudas» con los jugadores y que en breve recibirán una cantidad a través de pagarés para saldar la temporada. Todo ello según lo pactado, afirman.

En lo estrictamente deportivo, el primer paso se ha dado con la renovación del director deportivo, Francis Bordallo, anunciada la pasada semana. 

No está decidido que continúe o no Julio Cobos, el entrenador, ni por parte de él ni por parte de la propia entidad, que se lo pensará en los próximos días, aunque el de Valdehornillos tiene la confianza de Ordóñez y su equipo y por supuesto del propio Bordallo. Si hace un mes no habría dudas sobre su continuidad, tras lo ocurrido con el equipo en el último mes sí se han generado y ahora ya no está tan claro.

El propio técnico ha expresado tras el partido ante el Teruel que «he disfrutado mucho» con el equipo durante esta temporada, pero eludió significarse por la posibilidad de seguir o no por el momento que vivía el domingo, con la eliminación en caliente. En la afición hay un sentimiento generalizado de frustración, pero también de enfado con los futbolistas y el técnico por la forma de haber perdido, pero también por el bajón del equipo a lo largo de los últimos dos meses.

¿Habrá un cambio de ciclo en el banquillo del decano extremeño? Por primera vez se plantea en el club esta posibilidad en la etapa de Cobos, a quien siempre se ha ensalzado por su dedicación, profesionalidad y resultados. Si no siguiera, habría varios candidatos sobre la mesa.

¿La plantilla? Se espera que renueven un buen número de futbolistas, ya que los propios resultados de este año, pese al varapalo final, han demostrado que pueden ser importantes en el nuevo proyecto, aunque desde los aficionados se ha criticado, también en Elda, la actitud. Pero todo ello, como lo del propio entrenador, no está aún fijado. Esta semana, en la que se sucederán las reuniones, se pueden conocer noticias oficiales sobre el futuro de todo ello.

Equipo competitivo

En cuanto a la plantilla en sí, en el CPC se asegura que se va a volver a hacer un equipo competitivo que aspire a, cuando menos, pelear por subir, aunque se espera que con mejor final, desde luego. Y que habrá una mejor disponibilidad económica por el hecho de que no haya deudas procedentes de años anteriores.

En la perspectiva de la entidad sigue estando cada día muy presente el megaproyecto alrededor del estadio Príncipe Felipe conjuntamente con las instalaciones de El Anillo y el Centro de Tecnificación de la Ciudad Deportiva. Las reuniones se han seguido produciendo y en el Cacereño, sin darlo por hecho, confían mucho en que haya una respuesta positiva.

La decisión se puede tomar en instancias políticas en los próximos meses, pero sigue habiendo esperanzas de que se lleve a cabo precisamente por ese apoyo institucional fuerte que hay detrás por parte de la Junta (que ha sido el organismo que ha apostado desde el inicio) y también por el ayuntamiento. 

«Ni mucho menos está descartado, pero el tema de Ucrania ha paralizado muchas cosas», dicen desde el Cacereño.

Compartir el artículo

stats