El Coria ha tardado apenas 24 horas en anunciar un nuevo entrenador después de confirmarse que Rai Rosa no continuará al frente del equipo. Su sustituto es bien conocido en el club, pero no tanto de ámbito nacional: Alberto Urquía. Se trata del que ha sido técnico ayudante en la entidad cauriense en las últimas temporadas, incluyendo las que han tenido a Rai en el banquillo.

Urquía es claramente un ‘hombre de la casa’, como el Coria le ha definido públicamente, al que se le ha encomendado la misión de heredar el legado de su predecesor. Su aportación en estos años, que han incluido un ascenso a Segunda RFEF y la clasificación para los ‘playoffs’ de acceso a Primera RFEF, también ha sido importante, entendiéndose a la perfección con Rai y con el director deportivo, Jesús Manibardo, que se intuye clave en la decisión adoptada.

El club ofrecerá más detalles este lunes, cuando le presente a nivel oficial en el estadio de La Isla, pero la intención es que mantenga las mismas ideas que han llevado al equipo al mejor momento de su historia.

Parece bendecido por el que hasta ahora ha sido su jefe. «No hace falta que te diga nada porque sabes de sobra lo que pienso. Solo desearte públicamente la mayor de las suertes, tú y el Coria merecéis lo mejor», escribió el propio Rai en su cuenta de Twitter. 

Manibardo y Urquía ya trabajan en la configuración de la plantilla 2022-23. Al igual que en el cuerpo técnico, la intención es la continuidad del bloque, pero en algunos casos será complicado lograrlo porque hay futbolistas que se han revalorizado gracias a su buena temporada. En todo caso, el Coria se mantendrá como un proyecto humilde a nivel económico, en el que todo lo supere amarrar la permanencia se considerará un éxito.