Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Fase de ascenso a Primera RFEF

El Mérida reitera que sale a ganar, aunque le valga el empate para subir

Juanma Barrero destaca las virtudes del Teruel, que hace una semana arrasó al Cacereño

El Mérida cena en su hotel de concentración. AD MÉRIDA

Este viernes, 27 de mayo, se cumplían 27 años del gol de Crescencio Cuéllar en Ipurúa que supuso el primer ascenso del Mérida a Primera División. Un día histórico que nunca olvidará el aficionado romano, como cada uno de los ascensos que ha tenido el club, en sus diferentes denominaciones, antes y después de aquel que le elevó por primera vez a lo que entonces se llamó La Liga de las Estrellas. Era otra categoría, pero también ha pasado a la historia aquel 2 de junio de 2019, en el que el equipo dirigido por Santi Amaro conseguía el ascenso en casa, frente al Socuéllamos, tras una infartante tanda de 18 penaltis, en la que Javi Sánchez fue el héroe bajo palos y Álex Jiménez el encargado de marcar el último para subir de categoría.

Si el entrenador del Mérida, Juanma Barrero, ya definió en la previa a este encuentro ante el Teruel (18.00 horas) como «el más ilusionante y con el que más responsabilidad llego en mi carrera como entrenador», desde el rival su jugador Carlos Javier, no duda en afirmar que es «el partido más importante de la historia de club».

LOS PLANES EMERITENSES

La única baja es la Álvaro Ramón para los emeritenses, por lo que la única duda es si Juanma volverá a optar por cambiar de banda a Felipe Alfonso para que Emilio Cubo ocupe el lateral derecho, o si el héroe de la semana pasada, Héctor Camps, se encuentra en el estado de forma óptimo como para ser de la partida. A partir de ahí, las alternativas son muchas y en este sentido, el preparador explica que «no sé si habrá sorpresas, intentaré poner los que están más en forma, pero también que nos den recursos desde el banquillo. Nos fijamos mucho en el once, pero también hay gente que está fuera y está siendo decisiva».

Con respecto al estado del terreno de juego, «me han dicho que no está mal. Las dimensiones son muy grandes, incluso más ancho que el Romano. La pista de atletismo aleja un poco a los aficionados, pero a nosotros no nos tiene que afectar. Donde nos digan y a la hora que nos digan y centrados en lo nuestro».

Del rival, que llega tras golear por 4-0 al Cacereño en la primera eliminatoria, entiende Juanma que ese resultado «les habrá dado confianza, pero a nosotros no nos afecta. Lo hemos analizado ese y otros partidos, pero estamos muy centrados en nosotros». Al estudiarlo más pormenorizadamente, destaca «la velocidad de los extremos, la lucha de Emaná arriba, el juego entrelíneas de Guille Andrés, la calidad de Aparicio, tienen muchos recursos. Manejan bien el juego directo, pero también tienen salida combinativa», así que concluye que «habrá que ser otra vez un equipo sólido y fuerte».

Una final siempre es imprevisible. Sin embargo, el de Don Álvaro intuye que «va a haber momentos de todo. Alternancias con la pelota, momentos en los que nos tendremos que defender y momentos en los que atacaremos más. Somos dos equipos que manejamos bastantes cosas. Nos parecemos en muchos comportamientos, va a ser muy igualado».

LA VENTAJA DEL EMPATE

Cabe recordar que como el Mérida llega como segundo clasificado de su grupo y el Teruel como cuarto, en caso de llegar al final de la prórroga con empate, el ascenso sería emeritense. Sin embargo, Juanma Barrero entiende que «este equipo no sabe salir al empate, no nos encontramos cómodos en esa forma, que después el equipo contrario te lleve a defender más atrás, puede pasar, pero incluso así no vamos a renunciar a atacar, porque lo entendemos así. Al final, uno como entrenador, no puede luchar contra lo que sienten los jugadores. Sería un error salir a meterte atrás».

Concluía el entrenador en su análisis que «en una final no hay nada escrito, porque se puede ir ganando o perdiendo, pero hay que intentarlo hasta el final. Soy del Atlético y perdimos una Champions en el último córner».

Aficionados del Mérida. Se esperan unos 500 en La Nucía. AD MÉRIDA

Además del mencionado Guille Andrés, que es el máximo goleador del equipo y fue quien abrió el resultado la semana pasada, también habrá otros reencuentros como el del propio técnico, Víctor Bravo, que defendió la elástica pecholata en la temporada 2008-2009, Curro Harillo y Borja Romero. Este último, fue partícipe del penúltimo ascenso emeritense, en Laredo con Ángel Alcázar en el banco. Su evolución en el fútbol le ha llevado a dejar la posición de lateral para jugar en el centro del campo teniendo contacto con el gol, pues en esta campaña ha conseguido seis.

Mirando los números del Teruel en el grupo III llama la atención que, para ser un equipo de playoff, ha terminado con un balance goleador negativo, pues ha marcado 36 y ha recibido uno más. A parte de la victoria contundente de hace una semana, los de Bravo han llegado a las eliminatorias tras una racha discreta consiguiendo cinco de los último quince puntos ligueros. Volviendo a las valoraciones de Carlos Javier, el futbolista entiende que va a ser un «partido muy igualado, no podemos cometer errores atrás. Creo que el equipo que empiece ganando va a tener muchas opciones de ganar». 

El Camino Cano, donde se va a disputar el choque, tiene un aforo de 1.315 espectadores, por lo que, prácticamente va a estar lleno. De Mérida se van a movilizar unos 500 aficionados y desde Teruel, que el trayecto es bastante más corto, serán unos 600.

Mérida AD: Javi Montoya, Felipe Alfonso, Bonaque, Nacho González, Héctor Camps, Nacho Goma, Artiles, Aitor Pons, Diego López, Higor Rocha y Lolo Plá.

Teruel: Taliby, Ceballos, Carlos Javier, Cabetas, Hermelo, Jaime Barrero, Borja Romero, David Aparicio, Alfredo, Emaná y Guille Andrés.

Árbitro: Roca Robles (Murcia).

Estadio: Olímpico Camilo Cano de La Nucía. 

Hora: 18.00.

Compartir el artículo

stats