Kiosco

El Periódico Extremadura

Segunda Federación

El Villanovense arranca la pretemporada sin ponerse techo

El club serón ha entrenado este lunes a las órdenes de Manolo Cano y con la novedad de Runy, último fichaje del mercado estival que falta por hacer oficial

Higor Rocha, uno de los nuevos fichajes, durante el entrenamiento.

En plenas fiestas patronales de Santiago y Santa Ana arrancó ayer el Villanovense la pretemporada. Por delante, seis semanas de preparación antes de arrancar una campaña que se presenta cuanto menos ilusionante a tenor de la plantilla que ha conformado el cuadro serón para deleitar a una afición ávida de volver a vivir tardes de gloria. 

Tras una temporada insulsa, el Villanovense inició ayer el camino hacia la consecución de un objetivo que no queda del todo claro pero que pasa por lograr la salvación para atacar de lleno los puestos altos. Manolo Cano, nuevo capitán a bordo de la nave serona, dirigió la primera sesión ante la presencia de casi una quincena de caras nueva. Los Higor Rocha, Guille Perero, Javi Pérez, Mario González o Andy Bogdan ya dejaron algunos destellos de su calidad en una suave sesión en la que también se estrenaron cuatro canteranos (Javier Tapia, Marcos, Satu y Justice), Runy como nuevo fichaje procedente del Fabril (aún no es oficial) y José González ‘Gus’ como segundo entrenador tras dirigir las tres últimas temporadas al juvenil de La Cruz Villanovense. 

Sobre el primer entrenamiento, Cano destacó que es habitual que en los comienzos haya «ilusión, ganas y predisposición» para empezar a trabajar, algo que a su juicio requiere de «esfuerzo y dedicación por parte de todos». Por ello, el técnico cordobés volvió a reiterar que se siente «muy ilusionado» ante este nuevo proyecto y lo hace por varios motivos, uno de ellos la posibilidad de haber podido comenzar la pretemporada con la plantilla cerrada. «Hemos hecho el puzle y es una ventaja poder empezar a trabajar conceptos desde el primer día con los jugadores que van a estar todo el año», manifestó al término de la primera sesión de trabajo. 

El objetivo

En cuanto al objetivo, Cano no quiso lanzar campanas al vuelo ni marcarse cotas inalcanzables, ya que es consciente de que son otros equipos los que por potencial y presupuesto están llamados a situarse en la parte alta de la clasificación. Sin embargo, el técnico cree que si consigue formar un equipo sólido, valiente y capaz de competir ante todos podrá aspirar a «estar en la pelea bonita», que es como él llama poder luchar por los puestos altos de la clasificación. La idea de juego que quiere para su Villanovense no dista mucho de lo anterior. De hecho, Manolo Cano trabajará en un equipo que «vaya a por los partidos y que sea atractivo para que nuestros aficionados se sientan orgullosos de nosotros», apuntó. Incluso no renuncia a la pelea por el ascenso: «Si conseguimos construir un equipo sólido la consecuencia será pelear por cosas buenas. No es el objetivo luchar por ascender, pero sí una ilusión», dijo.

Por delante el Villanovense afronta una semana de intenso trabajo con una doble sesión prevista para este martes. El equipo trabajará hasta el sábado, cuando se mida al juvenil de División de Honor de La Cruz Villanovense en horario matinal y en la que será la primera oportunidad de ver en directo los primeros pasos del Villanovense de Manolo Cano. Además, finalmente el club no jugará la fase regional de Copa Federación.

Compartir el artículo

stats