Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Primera Federación

El Mérida, prudente con Akito Mukai

El director deportivo del club emeritense, David Rocha, dice que el Terrassa se precipitó al anunciar el fichaje del nipón

Benjamín Garay, izquierda, y Luis Acosta, derecha, durante su presentación. AD MÉRIDA

Uno de los nombres que llevan más tiempo sonando en la palestra del mercado veraniego del Mérida es el del japonés Akito Mukai. Desde el Terrassa, equipo del que procede, ya se ha anunciado su traspaso. Y sin embargo, el director deportivo emeritense, David Rocha, afirma «oficialmente no hay nada. Creo que por el otro lado se han precipitado en publicar».

En este sentido, reconoce que «somos muy pulcros en eso y hasta que no esté todo bien firmado y revisado» su club no va a anunciar nada. Eso sí, asume que «es un jugador que nos gusta y que lo llevamos viendo». «Quedan cosas por comprobar que pueden hacer caer la operación», advierte. La llegada del delantero nipón supondría la salida de otro futbolista pues ya está completo el cupo de fichas seniors. En tal caso, «el plan está trazado y, si al final viene, sabemos cómo actuar. Nosotros no tiramos ofertas sin un porqué».

Con respecto a las fichas sub-23, todavía quedan dos libres: la primera sería para «la parcela ofensiva» y parece que el futbolista elegido sería David Larrubia (20-4-2002, Málaga), canterano del Málaga, club del que llegaría cedido tras renovar su contrato. 

En el caso en el que la entidad emeritense completara la segunda ficha, ésta iría «para el lateral derecho» que le diera competencia a Felipe Alfonso aunque «Garay y Fan Viñuela pueden jugar ahí e incluso se puede plantear un cambio de dibujo con tres atrás y Viñuela hacer de carrilero».

PRESENTACIONES

Estas declaraciones del ‘hombre fuerte’ de la parcela deportiva del club estaban en el marco de la presentación de dos de las nuevas incorporaciones de esta temporada, Benjamín Garay y Luis Acosta. Del primero Rocha expresaba que «creemos que tiene un futuro por delante espectacular, esperemos que esté con nosotros muchos años, ha puesto mucho de su parte para venir porque también tenía propuestas de algún filial. Para nosotros es muy importante que el jugador quiera realmente unirse a nuestro proyecto». Por su parte, Garay reconocía que eligió el Mérida porque «desde un primer momento el club estuvo muy pendiente de mí y me apetecía disfrutar de esta categoría». Con respecto a la competencia que tiene en el eje de la zaga «dentro del vestuario hay un equipo muy sano y en el campo hay ganarse el sitio». Quiere que sea de central, la que considera su posición natural, aunque «el año pasado jugué en algunas ocasiones como lateral».

En el caso de Luis Acosta, Rocha apuntaba que «era una de mis obsesiones poderlo traer. Lo vi en Unionistas y también venía muy bien recomendado por Dani Mori». «Tenía varias propuestas, creía que sería difícil de convencer, pero está aquí porque él ha querido venir», añadía. 

Lo que convenció al centrocampista fue «lo que gira en torno al club. Una primera sensación muy buena es que se están haciendo las cosas bien, la gente detrás es muy seria y viendo lo que ha pasado en otros equipos, hay que tener en cuenta que haya ciertas garantías para que todo vaya bien durante el año, y esa parte fue muy importante a la hora de decidir. Y al final, no deja de ser el Mérida y eso hace mella a la hora de decidir». 

Si Garay tiene competencia, Acosta todavía más en el centro del campo: «somos unos cuantos, nos va a venir bien a todos porque va a haber competencia». Define a sus compañeros como un «vestuario muy sano, ha sido muy fácil entrar, se ve que va a haber buen ambiente durante todo el año y va a haber competencia, creo que vamos a competir hasta el final». A nivel personal, con respecto al dibujo táctico, «me da igual jugar con dos en medio o tres, aunque si me das a elegir, prefiero jugar por delante de los centrales con dos interiores».

Teniendo en cuenta su experiencia y mirando a lo que puede dar de sí la temporada, «creo que es pronto para saber dónde vamos a terminar. La competición es muy larga, va a haber rachas buenas y malas, siempre hay una parte de azar, lesiones, muchas cosas las que rodean al resultado. Al final son pequeños detalles. Es muy pronto todavía, todo va a ser muy igualado». Sin embargo, hay un aspecto que considera clave para el devenir de la competición: «el Romano tiene que ser un fortín y sumar muchos puntos porque vamos a tener salidas muy complicadas, va a ser clave, y eso lo va a propiciar la gente, que se anime, que el estadio ruja y apriete para que lo noten los rivales y nosotros también». H

Compartir el artículo

stats