Kiosco

El Periódico Extremadura

El protagonista en el fútbol sala extremeño.

El nuevo reto de Rubén Ordóñez

El jugador burguillano jugará la próxima campaña en Bisontes Castellón, de Segunda División

Rubén Ordóñez, con el balón, durante un partido. CEDIDA

Rubén Ordóñez, natural de a localidad pacense de Burguillos del Cerro, es una de las principales caras del fútbol sala regional. Hace dos años decidió dar un salto en su carrera profesional y fichar por el Nantes Métropole de la Primera División de Francia. La próxima temporada volverá a España para jugar en Bisontes Castellón, equipo histórico del fútbol sala nacional que actualmente juega en segunda.

En su etapa de juvenil, jugó en División de Honor con el Zafra FS, donde se reunieron varios jugadores de la zona y compitieron contra equipos del sur de España, arrasando en la competición. Su carrera sénior arrancó en la Tercera extremeña con el Jerez Futsal, equipo con el que logró el ascenso a Segunda B en 2018. Con los jerezanos también consiguió tres Copas de Extremadura de manera consecutiva, la última en 2020, antes de jugar en la D1 de Francia.

Etapa en Francia 

Sus dos temporadas en el Nantes Métropole han sido muy distintas. La primera estuvo marcada por el coronavirus y sus restricciones, que hacían muy complicada la competición. La segunda fue muy distinta: «desde el primer momento quise renovar para demostrar lo que realmente sabía hacer», afirma. Su buen nivel personal hizo mejorar al equipo y finalizó en un meritorio cuarto puesto en liga. El broche de oro llegó cuando su equipo se proclamó campeón de la Copa de Francia. 

Este año cambiará la primera liga francesa por la Segunda División española. «Están en niveles muy parecidos aunque el estilo de juego es distinto», según el jugador. «Lo considero como un paso adelante en mi carrera», opina. Cree que la nueva competición que va a disputar es más vistosa por el formato que tiene, sobre todo por el play-off de ascenso y el mayor número de plazas de descenso. «Aquí siempre tendrás algo por lo que pelear, en Francia si estabas en mitad de tabla no luchabas por nada», cuenta.

Su vuelta a España la tenía clara desde finales del año pasado, incluso descartando ofertas para continuar en Francia en las que percibiría más dinero porque la oferta futbolística de Segunda División es más atractiva.

«Hay muchísimos jugadores a los que me voy a enfrentar que llevo viendo durante mucho tiempo», dice. Reconoce que le hace especial ilusión jugar contra leyendas del fútbol sala como Nano Modrego o Juanqui, natural de Almendralejo, que este año jugará en Peñíscola. «Siempre le he visto a un nivel difícil de alcanzar pero este año me voy a enfrentar a él», reconoce.

Abre la puerta a un posible regreso a Extremadura, aunque actualmente no se ve bajando de categoría: «si un equipo de la región asciende me encantaría formar parte de él», afirma. Para Rubén Ordóñez, el mejor sitio donde ha estado a lo largo de su carrera fue en Jerez de los Caballeros, sobre todo por el buen trato que tenía la directiva y el plantel de jugadores con los que compartía vestuario.

Compartir el artículo

stats