Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Natación
Amalia Sánchez-Miranda Nadadora del Acuarun Don Benito

«La natación es mi modo de vida y me siento afortunada»

La extremeña Amalia Sánchez-Miranda es una de las mejores nadadoras de España con tan solo 17 años

Amalia Sánchez-Miranda, en una competición.

Amalia Sánchez-Miranda (Don Benito, 2005) es una de las jóvenes deportistas extremeñas con más proyección. Acostumbrada a nadar desde la cuna, esta dombenitense no ha parado de sumar éxito tras éxito con tan solo 17 años. Desde hace cinco compatibiliza sus estudios con los entrenamientos en el Centro Nacional de Tecnificación de Cáceres, algo que le ha permitido sumar ya tres medallas en distintos campeonatos de España y diez medallas de oro regionales. Además, desde que era infantil, permanece entre las diez mejores de España en distintas pruebas. Una trayectoria que muchos firmarían en el ocaso de su carrera, pero que esta joven nadadora quiere seguir agrandando a base de esfuerzo, sacrificio y trabajo. 

Lleva desde bien pequeña practicando natación en el Acuarun Don Benito, ¿cómo y por qué se inició en este deporte? ¿Qué significa para usted este deporte? 

Para mí la natación lo es todo, es mi modo de vida. Me gusta y me siento muy afortunada por poder hacer lo que me gusta. Desde que nací he estado metida en una piscina gracias a mi madre, que es entrenadora. Nací en febrero de 2005 y ese mismo verano ya estaba en la piscina. Se podría decir que es algo que me viene de sangre, fue mi madre quien me metió en este mundo y aquí me quedé porque es lo que me llena. 

Con apenas 17 años ya cuenta con un palmarés muy extenso a nivel regional y nacional, ¿qué piensa cuando repasa todo lo que ha conseguido siendo tan joven?

La verdad es que no me he parado a pensar todo lo que he conseguido, aunque sé que es bastante. Empecé siendo muy pequeña y he ido logrando cosas a lo largo de mi trayectoria. No obstante, conseguir algo a nivel nacional supone para mí una recompensa y alivio al sacrificio de todo un año de entrenos y preparación de competiciones. 

¿Qué retos se plantea de cara al futuro? ¿Y en un futuro? 

No me gusta marcarme objetivos que sean muy grandes y prefiero ir poco a poco, pero este año me he quedado con la espina de participar en algún campeonato europeo. Aún así no me vengo abajo y voy a trabajar lo máximo posible la próxima temporada para poder estar en uno. Tengo que ser consciente de que este año entro en segundo de Bachillerato y que pronto tendré que elegir una carrera que estudiar y la universidad en la que hacerlo. 

¿Tiene claro por dónde quiere encarrilar su futuro? 

Todavía no lo tengo del todo claro, pero lo que sí sé es que no me voy a desvincular de la natación. Quizás no pueda dedicarme a este deporte con la misma intensidad y dedicación que lo hago ahora, pero estoy convencida de que lo seguiré practicando. Me gusta mucho psicología, quizás opte por esa carrera si todo va bien para después preparar la oposición a Policía Nacional. 

¿Cómo es su rutina de entrenamientos y cómo hace para compaginarlo con sus estudios? 

Cada día suena el despertador a las cinco y media de la mañana y a las seis menos cuarto tenemos que estar en la piscina. Ahí entreno hasta las ocho de la mañana, desayuno y luego me voy al instituto. Después de clase, a eso de las cuatro, tenemos otro entrenamiento en la piscina y luego un poco de gimnasio. A última hora del día tenemos una hora y media de estudio obligatorio, luego ceno y me voy a dormir para descansar bien y estar al cien por cien al día siguiente. Mi día a día son la natación y los estudios. 

¿Cómo gestiona esa rutina tan exigente? 

La sensación de acabar un entrenamiento que ha salido bien, terminar agotada y con la sensación de no poder más es algo que me gusta. Y si a eso le añades que has hecho un buen entreno junto al resto de tus compañeros y entrenadores todo es mucho mejor. Esos son los mejores momentos. 

¿Cuáles crees que son sus puntos fuertes como nadadora? 

Es el resultado al trabajo diario, al esfuerzo y la entrega de cada día junto a mis compañeros y entrenadores. Ahí se ve reflejado todo el sufrimiento y los momentos complicados, pero también la dedicación y el trabajo diario que ello implica. 

¿Cuáles crees que son sus puntos fuertes como nadadora? 

Quizás uno de mis puntos fuertes sea mi inconformismo. Nunca estoy conforme con lo que hago. Creo que eso tiene una parte positiva y otra negativa, pero lo cierto es que soy muy competitiva y si me propongo algo lo suelo sacar por pura cabezonería, porque digo que tiene que ser mío. Las pruebas en las que más cómoda me siento es en el 200 y el 400 libres. Yo nado libre del 100 al 1.500, pero a medida que he ido evolucionando me siento más cómoda en las longitudes del 200 y el 400. 

¿Y qué le queda aún por mejorar desde su punto de vista? 

Todavía soy muy joven y debo mejorar aún muchas cosas, pero una de ellas es mi concentración. Debo esforzarme por tener una mentalidad más fuerte. Es fundamental para cualquier deportista. 

Ha recibido varios galardones en su propia localidad, como por ejemplo en los Premios Alabán, ¿qué significa para usted? 

Me hace sentir muy orgullosa. Siempre he pertenecido al Acuarun y nunca he cambiado de club, por lo que poder llevar el nombre de mi pueblo por todos sitios.

EL ACUARUN, EJEMPLO DEL TRABAJO BIEN HECHO

El Club Natación Don Benito Acuarun comenzó su andadura en el año 1999 y durante más de dos décadas no ha parado de crecer hasta situarse como uno de los clubes de referencia a nivel regional. Comenzó con participaciones en las competiciones Judex, pero con el apoyo de padres, patrocinadores y del consistorio local, lo que empezó siendo un juego pasó a ser un estilo de vida, según trasladan desde el propio club. 


«Este es un club que pretende dejar huella en sus deportistas en el que la participación en competiciones es un elemento más tan importante como el respeto de las capacidades de cada integrante y la formación de cada uno», señalan. Por ello, el objetivo del Acuarun es continuar apostando por la formación de sus deportistas y por el crecimiento de una disciplina, la de la natación, que no para de ganar adeptos y que cada año arroja mejores resultados en lo deportivo y en lo humano gracias al trabajo de los profesionales y deportistas que conforman este club dombenitense que se ha ganado el respeto a base de mucho trabajo.

Compartir el artículo

stats