Kiosco

El Periódico Extremadura

Fútbol. Segunda Federación

Abraham Pozo lo gana con una genialidad

El Montijo derrota por la mínima a uno de los líderes en un partido muy rocoso y cargado de oficio en la retaguardia (0-1)

Momento del gol de Abraham Pozo R.M.

Montijo Izan, Pedro Toro, Javi Chino, Akapo, Gideon, Rodao, Yeray (Batanero, m.82), Abraham Pozo (Keita, m.72), Barragán (Cristo, m.59), Pino, Raíllo (Cristo García, m.59).

Unión Adarve: Guille Pérez, Meseguer, Juanma, Rojo, Magante (Pineda, m.57), Dani Segovia, Calleja, Miñambres (Borja, m.76), Lobato, Alburquerque (Molina, m.57), Javi Carbonell (Fernando, m.68).

Gol: 1-0 Abraham Pozo, m.29.

Árbitro: Fernando Moreno Osuna (Castilla-La Mancha). Amarilla a los locales Cristo García y Barragán; y al visitante Calleja.

Incidencias: Estadio Emilio Macarro. 500 espectadores.

Los buenos futbolistas valen lo suyo. Y cuando el Montijo hizo un esfuerzo por repatriar a Abraham Pozo y cerrar la puerta a todas las novias que tenía detrás, era por algo. Tenerle en el campo es peligro asegurado. Especialmente, cuando el fútbol es a balón parado. El genio de las Vegas Bajas tiene pura sinfonía en la bota izquierda. Cada golpeo es un puñal en la defensa de los rivales y, en esta ocasión, una genialidad desde el córner sirvió para darle tres puntos a un Montijo que lo necesitaba.

No fue para nada un partido sencillo. De hecho, el Unión Adarve demostró en Montijo que va a ser de los equipos que estén en el vagón delantero. El partido lo rompió Abraham a la media hora, pero antes el Unión Adarve disfrutó de ocasiones muy claras para haberse adelantado en el marcador y haber cambiado el decorado del partido.

Javi Carbonell lanzó a los diez minutos una falta a la escuadra que hizo volar a Izan para despejar a córner. El guardameta estuvo espléndido durante todo el partido y le ganó un mano a mano a Carbonell minutos más tarde en otra ocasión muy clara. También la tuvo en un mano a mano Alburquerque y otra vez Izan se hizo enorme bajo palos.

Pasado ese agobio inicial, el golazo de Abraham Pozo. Córner cerrado botado a la perfección que Guille Pérez se traga y se convierte en golazo olímpico. Un gol determinante para el partido.

Curiosamente, fue mejor el Montijo en la segunda parte y tuvo claras ocasiones para haber roto el marcador. Una de ellas la tuvo Pino en sus botas, tras centro de Gideon, pero su remate se marchó fuera por poco.

El Unión Adarve fue perdiendo clarividencia en ataque y acabó desesperado colgando balones al área de Izan. Ahí, el Montijo vive cómodo con el triángulo de las Bermudas despejando todos los balones y formado por Javi Chino, Akapo y Julio Rodao.

Supo sufrir el Montijo y acabó celebrando tres puntos que lo sacan de la parte baja de la tabla. Tres puntos para confiar que se puede mejorar con victorias. 

Compartir el artículo

stats