Kiosco

El Periódico Extremadura

Baloncesto. Liga Femenina Challenge Celia García Paunero Alero del Alter Enersun Al-Qázeres

"El sueño es meter al equipo en el 'playoff' y disputar la primera ronda"

Celia García, con el balón, en el primer partido amistoso disputado en el Multiusos. CB Al-Qázeres

A Celia García Paunero (Valladolid, 15 de octubre de 1995) le distingue su desarrollada capacidad de análisis y la soltura propia de una baloncestista muy formada deportiva e intelectualmente. La alero pucelana del Alter-Enersun Al-Qázeres augura un buen año en el equipo extremeño en la Liga Femenina Challenge. Desde luego, su rol va a ser importante en los esquemas de Jesús Sánchez. Esta hija de prestigioso entrenador de baloncesto (Paco García, actualmente en el Valladolid) y de Ana Paunero (exjugadora de la máxima categoría) será, paradójicamente y pese a su juventud, la más 'veterana' del plantel. Procedente del Celta, asegura estar feliz en sus primeras semanas en la ciudad extremeña y afirma que está preparada para el desafío colectivo que se avecina.

Cómo fue lo de de venir a Cáceres este verano?

Había terminado una etapa considero que muy positiva en Vigo, con tres temporadas y media. Necesitaba un cambio, seguir creciendo, ver otras formas de trabajar y de jugar. Cáceres se encajó en esa idea para jugar minutos, ser importante y estar en esta Liga Challenge, en la que quiero seguir viéndome.

Su experiencia es muy larga, empezando por Estados Unidos, pero es aún bastante joven. ¿Hasta dónde se ve en el mundo del baloncesto?

Soy bastante joven aún, sí, pero en la plantilla de este año soy la más mayor. Es bastante curioso. Me quedan años de carrera por delante, estoy en una edad en la que soy más madura deportivamente y tomo mejores decisiones dentro de la pista. Esa experiencia me puede ayudar a que este año sea una temporada exitosa. 

También es una destacada jugadora de 3x3. ¿Qué le aporta?

Las temporadas de ‘5 para 5’ son muy cortas. En abril estamos en el paro. Esto es una realidad del baloncesto femenino español. A mí el ‘3x3’ me aporta para el estado de forma, competir en verano. Es una modalidad olímpica, he tenido la suerte de estar en dos concentraciones de la selección absoluta. Es un juego diferente, pero al final sigues teniendo la canasta y el balón. Hay aspectos que son comunes. Sigues desarrollándote. Te obliga a tomar decisiones porque las posesiones son de 12 segundos. Es cierto que la técnica toma una importancia aún mayor que en el 5 para 5.

Hable sobre el club. ¿Qué ha percibido en este tiempo de su nuevo equipo?

Me está demostrando que es un club serio, ya que todo que me dijeron durante el verano lo están cumpliendo. Es familiar, vas conociendo a todo el mundo, a la gente que nos viene a ver y nos sigue. En el partido de la final de la Copa de Extremadura del pasado domingo había gente de la directiva y de varias familias y eso es de agradecer. Sientes el cariño cercano del club y eso es bueno.

¿Le hubiera gustado venir estando en la máxima categoría?

Pues no lo sé. No es algo que me obsesione a nivel particular. Creo que el jugador se tiene que sentir realizado y feliz donde esté. Yo me siento así en esta Liga Challenge. Ojalá que en el futuro nos depare estar en esa máxima categoría, pero no me preocupa. Claro que me gustaría volver a jugar ahí, pero en un sitio donde se apostase por mí. No iría a cualquier precio.

¿Dónde está el objetivo?

Percibo que el objetivo es ir día a día. Suena a tópico, pero sabemos que esta liga es muy igualada. Es la segunda temporada en marcha de esta competición y sabemos que hay muchas plantillas que aún no tienen el roster confirmado. Eso crea esas dudas. Según vayan pasando las jornadas podremos ver dónde estamos realmente. El sueño es meter al equipo en ‘playoff’ y poder disputar esa primera ronda. 

¿Qué papel cree que tendrá en el Al-Qázeres, según conoce o le han dicho?

--Creo voy a tener un papel importante tanto dentro como fuera de la pista. Puedo ayudar a las chicas jóvenes a entender mejor la competición y los objetivos, el día a día, que no siempre es fácil. Dentro de la pista creo que voy a tener cierto peso en el equipo.

--Usted es una profesional del baloncesto, pero ¿se siente discriminada en relación a los chicos? ¿Cómo ve este debate?

Bueno, llevo tres semanas en Cáceres y juego en la misma división que el equipo masculino de esta ciudad. De momento el trato me está pareciendo diferente. En el primer día de pretemporada del equipo masculino vi a todos los medios allí. En mi primer día no había ninguno, pero bueno, es el pan nuestro de cada día. Nosotras las deportistas luchamos para que este tremendo salto del deporte femenino al masculino se vaya reduciendo. Lo estamos consiguiendo, pero paso a paso.

Fuera de la pista, ¿qué le gusta hacer? ¿Cómo es Celia García?

Soy una persona muy tranquila. Me gusta mucho la lectura, paso muchas horas leyendo. También me encanta hacer puzzles. Tengo formación americana y desde que volví doy clases particulares de inglés. Esto me ayuda a evadirme de la vida deportiva y también el cerebro activo para preparar las clases. Estudié Psicología en EEUU, la mejor decisión que he tomado en mi vida. La repetiría mil veces.

Sus padres, Paco García (histórico entrenador de LEB Oro, actualmente al frente del Valladolid) y su madre, Ana Paunero (exjugadora de la máxima categoría) están muy relacionados con el baloncesto. ¿Cómo lo llevan ellos y usted en cuanto a relación?

Mi madre jugó en Primera hasta que se quedó embarazada de mí y mi padre no sé cuántas temporadas seguidas lleva entrenando. Ellos siempre me han inculcado el baloncesto como un hobby. Me ayudan a disfrutar del deporte, nunca se han metido con lo que el entrenador me dijese, nunca han venido a ver un entrenamiento. Es un motivo de orgullo para mí que sea su trabajo, pero el basket es un hobby y no mezclamos. Además, tengo una hermana pequeña que se dedica al flamenco y vive en Japón. Eso indica que mis padres nos han dejado tomar la vida por donde nos ha llevado. Mi padre no ve videos ni nada parecido, por Dios. A él le puedo pedir algún consejo, pero nunca se va a meter en el trabajo de nadie.

Compartir el artículo

stats